Chascomús: un nuevo glamping para desconectar a solo dos horas de la ciudad

Sociedad

Una joven pareja ideó una propuesta de turismo sustentable y alternativo dentro de una tradicional estancia de la ciudad de Chascomús.

El Glamping es una opción de alojamiento sustentable rodeado de naturaleza. Una forma sostenible de visitar nuevos lugares sin generar impactos negativos, ni resignar comodidades. Con esta consigna Estefania Irulegui y su novio Facundo Canepa le plantearon a los padres de este último sumar una opción alternativa de turismo a la propuesta tradicional de la histórica Estancia La Alameda de Chascomús, administrada por esta familia desde el año 2003.

La idea surgió durante la pandemia. El receso les dio mucho tiempo y pudieron investigar nuevos modelos de turismo sustentable y elegir la mejor opción para implementar en su localidad. Lejos de amedrentarse por la parálisis en el sector durante el aislamiento, Estefanía y Facundo aprovecharon ese tiempo y pensaron alternativas de cara al futuro. "Este es un proyecto de amigos", cuenta ella, "armamos los Domos nosotros mismos prácticamente, nos asociamos con un grupo de arquitectos que los hacen en el sur y acá los levantamos entre amigos y hermanos", explica con entusiasmo, a tan sólo cuatro meses de la inauguración del glamping.

IMG_1398.JPEG

La estancia, también conocida popularmente como "la casa amarilla" porque tiene ese color desde su fundación, fue originariamente creada como un punto de contención de los malones, en el marco de la ideología hegemónica en su época, al sur de la ciudad de Chascomús. Está ubicada justo frente a la ciudad, en la otra orilla de la laguna, la distancia en auto es de veinte minutos recorriendo la costanera. El primer rancho, de color rosado, montado en ese predio se construyó en 1789, apenas diez años después de la fundación de la ciudad de Chascomús y hacía 1834 se empezó a levantar el casco amarillo de la Estancia que fue ampliado en sucesivas etapas. Hoy posee nueve habitaciones, funciona como Hotel Boutique y recibe turismo local e internacional. Además tiene un restaurant donde se puede ir a pasar el día de campo y comer asado los fines de semana y un gran salón de fiestas que se construyó en 2003, el mismo año en que se volvió a restaurar y puso en valor el casco central que estaba visiblemente deteriorado por administraciones previas. Gracias a su reparación sirvió, en 2017, de escenario para el film Zama de Lucrecia Martel.

IMG_1386.JPEG

Los tres domos del glamping están aproximadamente a unos 150 metros del sector del hotel y se ubican donde empieza la reserva ecológica del predio. Un sector ideal para descansar rodeado de ceibos, ombúes, espinillos y otras especies nativas y dominado por un simpático rebaño de cabras que recorren el espacio a su gusto. Es un ambiente donde abunda la tranquilidad y la naturaleza y la experiencia del glamping permite contemplar el gran espectáculo de ver pasar el día en el margen de la laguna, desde el amanecer hasta la salida de las estrellas. Las reservas para hospedarse se hacen a través del mail glampinglareserva@estancialaalameda.com

DJI_0036.JPG
IMG_3777 (1).JPG
glamping (25).jpeg

Dos recomendaciones para visitar en la ciudad

Uno de los muchos puntos obligados para visitar en la ciudad es la emblemática casa de Casco, monumento histórico patrimonial de Chascomús. La propiedad de Vicente Casco, fue construida en 1831 con un sistema muy peculiar de seguridad. Vicente decidió construir una casa que, a diferencia de las tradicionales de la época de una sola planta, tendría dos pisos y una escalera de mano levantable para protección, para que solo los dueños pudieran subir y bajar, el propietario había sufrido años antes el secuestro de su hijo Domingo por parte de un malón y quería levantar una verdadera fortaleza.

Para los románticos memoriosos esta casa posee una mística particular, en su patio se filmaron, en 1984, escenas de la película "Camila" de María Luisa Bemberg. Allí la actriz Susú Pecoraro interpretó a la joven jugando al "Gallito ciego" y reconociendo por el tacto a Imanol Arias, artista que dio piel al personaje del cura Ladislao Gutiérrez. El film que recrea la historia real del trágico romance entre Camila O Gorman y el sacerdote, durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, fue nominado al Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1985. Los lugareños recuerdan que la filmación causó un gran revuelo en Chascomús, todas las mujeres querían participar como extras en el rodaje.

camila.png

Por último, un gran espacio para conocer es el Café Mule, con una vista privilegiada de la laguna y gran oferta gastronómica. Abierto desde las 8 hasta las 24hs, ofrece un amplio margen horario para no dejar de visitarlo en el paso por la ciudad.

cafe mule.png

Embed

Dejá tu comentario