Descubrieron una anguila que tiene mandíbulas como “Alien”

Tecno


  • Biólogos norteamericanos descubrieron un sistema de alimentación único entre vertebrados acuáticos.
  • Habrá que fijarse antes de entrar al agua, nadie quiere que lo muerda un “Alien”.

 


La mayoría de los peces se alimenta por succión. Cuando encuentran una presa, agrandan su cavidad bucal, succionan en el agua y tragan el alimento junto con esta. Algunos peces dan alcance a su presa con su boca abierta o aprisionándola en sus mandíbulas, pero la mayoría de ellos luego utiliza la succión para trasladar el alimento desde la boca al esófago.

Una excepción parece ser la morena reticulada (Muraena retifera), una especie de anguila que, como si fuera el monstruo del film “Alien”, después de atrapar fuertemente a su presa en sus quijadas, un segundo grupo de mandíbulas (faríngeas) localizadas en la garganta se proyectan hacia delante, aprisionan el alimento y lo llevan hacia atrás para engullirlo. El proceso dura unos pocos segundos y el análisis fluoroscópico de rayos X, ha permitido a científicos de la  Universidad de California en Davis, capturar en detalle esta particular forma de alimentación.


Después de atrapara la presa, la morena usa un sgundo grupo de mandíbulas localizadas en la garganta que se proyectan hacia adelante.    


El hallazgo de esta capacidad especial de la anguila, se debe en gran parte al registro de imágenes con cámaras digitales de alta velocidad que pudieron realizar los investigadores. Fue así que capturaron el momento exacto cuando la segunda quijada se proyecta hacia adelante y devora a su víctima.

La extrema movilidad de las mandíbulas faríngeas de las morenas es posible por la elongación de los músculos que controlan las mismas. Este modo alternativo de transporte de la presa es mecánicamente similar al mecanismo progresivo que utilizan las serpientes.

“Es realmente una innovación sorprendente en materia de conducta alimenticia para los peces en general”, señala Rita Mehta, co-autora del trabajo publicado en la revista Nature.

Dejá tu comentario