Varios edificios públicos de la ciudad tendrán espacios verdes en los techos para luchar contra el cambio climático.

La Ciudad de Buenos Aires podría convertirse en un lugar más verde, pero, en caso de que faltara espacio para crear más plazas, se instalarán jardines en las azoteas de los edificios, como sucede en otras ciudades populosas, como Tokio o Chicago. El proyecto tendrá una inversión total de 200 mil pesos.


 


La iniciativa, que tuvo su origen en los años sesenta, buscará combatir los cambios climáticos producidos por la contaminación ambiental, informó el diario La Nación. La idea es que todos los edificios públicos cuenten con un "roof garden" (que no es otra cosa que un jardín en el techo).


 


Por lo pronto, a principios de este año se inauguró el jardín de la azotea del Centro de Gestión y Participación Comunal (CGPC) N° 2, en Recoleta. Los jardines se mantendrán verdes con la ayuda de un sistema de recuperadores de agua de los aires acondicionados, y con la energía proviniente de un colector solar dentro del mismo edificio.


 


"Estamos convencidos de que el sector público tiene que ser pionero en implementar propuestas que mejoren la calidad ambiental de nuestra ciudad y de sus habitantes", señaló Facundo Carrillo, director del CGPC Nº2. "En ese sentido, esta sede comunal se enorgullece de haber sido parte de esta experiencia", convino.


 


El proyecto está a cargo del estudio de arquitectura Leder - Denegri, que ganó el concurso convocado por la Agencia de Protección Ambiental de la ciudad (APRA). Jorge Leder, arquitecto del estudio, explicó que se trata de un proyecto para optimizar recursos: "La ciudad tiene unos 130 mil edificios cuyas terrazas, en su mayoría, se encuentran vacías, cuando deberían ser, por su exposición al sol y otras variables climáticas, la llave para construir nuevos paradigmas urbanos".


 


Se calcula que el proyecto requerirá unos 200 mil pesos de inversión, teniendo en cuenta que cada metro cuadrado de jardín costará unos mil pesos.