Ante una multitud, Cristina Kirchner dijo que le hubiese gustado entregar el gobierno en el Congreso. Fue lapidaria con el fallo de la Justicia que dispuso que el mandato de Mauricio Macri comienza a las cero del 10 de diciembre y lanzó: "Todos los argentinos tenemos libertad condicional".

En un enérgico y último discurso, que tuvo pasajes emotivos, Cristina Kirchner habló este miércoles por la noche ante miles de personas que decidieron colmar la Plaza de Mayo para rendirle un homenaje y despedirla como presidenta de la Nación.
Y como era esperable, Cristina se refirió al frustrado traspaso de mando con Mauricio Macri: "Me hubiera gustado poder entregar el gobierno en el Congreso. Me hubiera gustado poder haber entregado los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular y federal de nuestro país", lamentó la mandataria, mientras los militantes cantaban "Macri sos cagón".
Cristina Kirchner no midió palabras y fue lapidaria una vez más para con el Poder Judicial. "La verdad que he visto muchas medidas cautelares contra la ley de medios, contra decretos del Poder Ejecutivo pero en mi vida pensé que iba a ver un presidente cautelar durante 12 horas en mi país", disparó en alusión al fallo judicial que habilitó a Federico Pinedo como Presidente hasta la jura de Mauricio Macri de mañana.
Alrededor de 300 mil militantes coparon desde la tarde la histórica plaza para participar del acto de despedida de la presidenta Cristina Kirchner. Integrantes del Movimiento Evita, La Cámpora, Kolina, Tupac Amaru se ubicaron frente a la Casa Rosada con banderas, bombos y trompetas para esperar las últimas palabras de la presidenta, que finaliza su mandato a las 23.59 de este miércoles 9 de diciembre. Al respecto lanzó con ironía: "No puedo hablar mucho porque a las doce me convierto en calabaza".

En su discurso repasó todos los logros de los 12 años del kirchnerismo, pero también le mandó un mensaje a su sucesor al afirmar que espera "una Argentina sin censuras, sin represión, más libre que nunca".
Dijo que esperará "también" un "mayor grado de democracia que alcance a los tres poderes del Estado" para que "no sean el ariete de la democracia y de los gobiernos populares y mucho menos del pueblo".
"Aspiro a seguir este periodo maravilloso porque no hay, desde que se instaló en la Argentina la Ley Saenz Peña del sufragio universal, nunca hubo un periodo histórico en el que en forma continua, sin interrupciones, haya asumido un cuarto gobierno constitucional", sentenció.
"Que no digan que no pueden hacer las cosas porque cuando Néstor asumió estábamos con una mano atrás y otra adelante", advirtió a Macri en otro tramo de su alocución y remató: "La confianza del pueblo se logra de una sola y única manera: se construye cuando cada argentino piense como piense sabe que el que está sentado en el sillón de esta casa toma la decisión él, y cuando lo hace, lo hace en beneficio de las mayorías populares".
Hacia el filo de su discurso pidió a Dios "que quien tiene la responsabilidad de conducir los destinos de una Patria pueda decirles dentro de cuatro años en una plaza como ésta a todos los argentinos que también puede mirarlo a los ojos. Nosotros podemos mirar a los ojos de todos los argentinos".

"Gracias Argentina, gracias por tanto amor, los quiero y los llevo en mi corazón. Siempre voy a estar junto a ustedes". Con esa frase se despidió una emotiva Cristina Kirchner ante los miles que la ovacionaban.


acto cristina.JPG
"Gracias"
Militantes de organizaciones oficialistas y simpatizantes del kirchnerismo en general colmaron la Plaza de Mayo para despedir a Cristina en su último día de Gobierno, en una jornada en la que la palabra más utilizada en banderas, remeras y pancartas fue "gracias".
Frases de discursos de la mandataria y de su antecesor, Néstor Kirchner, consignas tradicionales del peronismo, arengas de la militancia o fragmentos de canciones de rock se replicaron en remeras, cartones, mates, calcomanías y toda superficie que se cruzara.
"Cristina, gracias por estos años de dignidad e inclusión", "Agradecer también es memoria", "No fue magia", "Vengo a proponerles un sueño", "Gracias Néstor, gracias Cristina", "Hasta la victoria siempre", "El peronismo será kirchnerista o no será", "Nunca vamos a abandonar la lucha", "Violencia es mentir", señalaban los mensajes de respaldo a doce años de gestión.
Gremios, movimientos sociales, agrupaciones políticas, centros de estudiantes, jubilados y organismos de derechos humanos se congregaron en una plaza desbordante que comenzó a llenarse apenas pasadas las 16, cuando aún faltaban tres horas para que la gran protagonista arribara a la Casa Rosada.