El Presidente dijo que la medida, por única vez, busca ayudar a las familias para la canasta navideña ante el "deslizamiento de precios" registrado en las últimas semanas. Advirtió que si los comerciantes no bajan los precios "se abrirán las importaciones". Descartó que se declare la emergencia alimentaria.
El presidente Mauricio Macri anunció este lunes el pago de "un aporte" por única vez de 400 pesos a todos los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), asignación por Embarazo y jubilados que perciben la mínima, de modo de contrarrestar "el deslizamiento de precios" registrado en los últimos días.

Acompañado por la vicepresidenta Gabriela Michetti y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, Macri brindó una breve conferencia de prensa desde Casa Rosada en la que anunció la ayuda que se efectivizará la próxima semana.

"La inflación hace mucho daño" aseguró el mandatario y adelantó que "estamos trabajando para que en 2016 y 2017 vayamos hacia una inflación de un dígito".

"Empezamos la semana pasada con medidas para poner la Argentina en marcha. Soy muy optimista con que estas medidas creen nuevos empleos" siguió y admitió que "hemos tenido deslizamiento e algunos precios en la canasta básica y por eso, en línea con cuidar a los argentinos, hemos tomado la decisión de dar un aporte de 400 pesos a todos chicos con la AUH, Embarazadas y jubilaciones básicas".

Macri explicó que el aporte, por única vez, se hará efectivo la próxima semana "para ayudarlos con la canasta navideña" aunque llegará realmente después de Navidad y antes de Año Nuevo. La medida demandará un desembolso adicional por parte del Estado de 3.300 millones de pesos.

Macri AUH.avi
Tras reconocer que desde la apertura del cepo se dispararon algunos precios, Macri admitió que piensa en una polémica medida para combatir la inflación. "Si no se corrigen los precios acudiremos a abrir las importaciones" disparó sin ambages el presidente sin dar cuenta del efecto pernicioso de una apertura indiscriminada de la apertura de importaciones que propugna: la destrucción de puestos de trabajo en el país ante la imposibilidad de las empresas locales de poder competir con productos chinos por ejemplo. Dependiendo del sector afectado a una supuesta apertura de importaciones podría tener un impacto muy fuerte en el mercado del trabajo.

Descartó la posibilidad de que el gobierno avance en el otorgamiento de un "bono navideño" tal como reclaman los gremios y dejó abierta esa posibilidad a la voluntad de cada una de las empresas privadas que así quieran hacerlo o no.

Admitió además que el gobierno trabaja en la elaboración de un protocolo antipiquete para hacer frente al aumento de la conflictividad social y señaló: "Necesitamos reducir el nivel de conflictividad, buscar soluciones nuevas a viejos problemas, no sirve seguir reclamando de la misma manera".

Y sorprendió al rechazar el fallo de la Justicia que este lunes dejó sin efecto, por inconstitucional, la polémica designación de dos jueces para la Corte Suprema de Justicia por decreto sin cumplir con el trámite parlamentario correspondiente. "No sé si tiene valor el fallo" dijo y señaló que "la decisión la tiene la Corte Suprema de Justicia cuando llegue el momento de la jura".

Macri concluyó: "Nuestro gran problema es abocarnos a bajar la inflación. Por eso el Gobierno, los trabajadores y las empresas nos tenemos que poner de acuerdo en recorrer este camino de forma responsable, ese es el centro de la convocatoria social que hacemos para el mes que viene".