Jorge Ginóbili y su mujer, Raquel Maccari, fueron sorprendidos por un grupo de delincuentes cuando regresaban a su casa. La activación de la alarma provocó que los ladrones decidieran escapar.


Un difícil momento atravesaron anteanoche los padres del basquetbolista bahiense Emanuel Ginóbili, cuando dos delincuentes los abordaron al ingresar a su vivienda del barrio Hospital y la activación de la alarma provocó que se dieran a la fuga sin llegar a consumar el robo.

El asalto se produjo el martes a las 23.30, en la casa ubicada en la calle Pasaje Vergara. Allí residen Jorge Héctor Ginóbili, de 74 años de edad, y su mujer Raquel Maccari, de 69; padres del jugador de San Antonio Spurs.

La mujer declaró al diario La Nueva de Bahía Blanca que llegó a morderle el dedo a uno de los maleantes y en el domicilio quedó la capucha que llevaba un delincuente.

"Fuimos a comer a la casa de unos tíos y volvimos a las once u once y media. Entré en nuestro domicilio y cuando el portón eléctrico se iba levantando por la mitad para que mi marido entrara el auto, se metieron estas dos personas", manifestó en declaraciones al medio local.

Raquel explicó que no lograron advertir si los desconocidos manipulaban armas. "No sé si estaban armados, lo único que sé es que le mordí el dedo. Mi marido tampoco vio si los delincuentes tenían armas, porque no alcanzó a salir del auto. En ese momento no ves nada".

Cuando se activó el sistema de alarma de la casa, los ladrones no lograron ingresar a ningún otro lugar del domicilio y escaparon. "Me tiraron abajo de la mesa y cuando se fueron de la cocina, apreté el botón de pánico, entonces después empezó a llegar la policía y el personal de (la empresa de monitoreo) Vigilan".