Elías Falcón, el nene de 4 años que era buscado intensamente en Santa Fe, fue encontrado muerto en el arroyo Saladillo, cerca de la desembocadura con el río Paraná y en proximidades del frigorífico Swift, en la zona sur de esta ciudad.
El hallazgo se realizó el jueves alrededor de las 19.20 y fue efectuado por personal de Bomberos Zapadores que realizaban un rastrillaje en la zona. En el lugar los rescatistas observaron un bulto a un costado del arroyo que resultó ser el cuerpo de Elías.

El niño había desaparecido en la mañana del martes en la vecina ciudad de Villa Gobernador Gálvez y los investigadores suponen que podría haber sido arrastrado por la fuerte corriente del río Saladillo, que se incrementó debido a las últimas lluvias registradas en la región.

Elías padecía trastornos auditivos y solía jugar en los terrenos que rodean su casa, ubicada a 400 metros del arroyo.

Durante dos días se montó un operativo especial en toda la zona con la partipación de unos 70 efectivos de la Policía Científica, de Rastros, perros rastreadores, personal de la Prefectura Naval con buzos tácticos y Bomberos Voluntarios de Villa Gobernador Gálvez.

En tanto, continúa en la ciudad santafesina de Ceres, a unos 445 kilómetros al noroeste de Rosario, la búsqueda de Maximiliano Javier Sosa, de 3 años, que desapareció el lunes en momentos en que su madre se encontraba internada para dar a luz a un hermanito.

El niño había quedado a cargo de una tía de 15 años, quien advirtió tardíamente la ausencia del menor porque creía que estaba jugando en la casa de un amigo.

La Junta de Protección Civil de la municipalidad de Ceres dispuso ofrecer una recompensa de 50 mil pesos a quien aporte información sobre el paradero de Maximiliano.