El dueño del yacimiento de yeso chino en la que se encuentran atrapados 17 mineros se suicidó este domingo, informaron las autoridades a medios locales.
Según la agencia de noticias Xinhua, el presidente de la compañía Yurong, Ma Congbo, estaba ayudando en los trabajos de rescate cuando se arrojó a un pozo minero y se ahogó.
Diecisiete trabajadores continúan atrapados dos días después del derrumbe ocurrido en la mina en la provincia de Shandong, consigna la agencia DPA.

En el lugar estaban trabajando 29 personas, de las que 11 se encuentran a salvo: cuatro de ellas salieron por sus propios medios y otras siete fueron rescatadas. Según medios oficiales murió un minero.

La inestabilidad estructural y la caída de rocas están obstaculizando los esfuerzos de los 700 rescatistas que utilizan maquinaria pesada para llegar hasta donde están los mineros que permanecen en dos lugares diferentes, indicó Xinhua.

Los equipos de ayuda perforaron un agujero a través del cual están intentando contactar con los mineros y por el que también esperan poder hacerles llegar agua y provisiones.