El ex jefe de Hinchadas Unidas Argentinas, Marcelo Mallo, dijo que nadie le explicó por qué allanaron su domiciliio en busca de los condenados en el triple crimen y reveló que el juez César Melazo le prometió tener "mano rígida si un policía vendió pescado podrido".
Embed
"En principio me detuvieron por la tenencia de un arma de fuego que tenía en mi poder pero que pertenecía a un amigo, separada del cargador, y dos armas y una picana que yo tenía en lo de mi hija después de un episodio y tenían la declaracion mía del Renar. Después Clarín pone que encontraron un arsenal en mi casa y me ponen como poseedor de todo eso que se encontró en 37 allanamientos", explicó Mallo en diálogo con Radio 10.

En tanto, consultado acerca de si le habían contado por qué se había allanado su domicilio y el de su hija, aseguró: "No lo sé, no me lo explicaron cuando vinieron, ni cuando me senté ante el fiscal, ni el juez. Lo que me dijeron es que estaban buscando si podían encontrar a estos prófugos en esos domicilios. Lo que no entiendo es por qué si hay 16 millones de personas en la provincia vinieron a mi casa. No conocí nunca a ninguno de los tres ni a Marcelo Melnyk. Fuimos a la pizzería pero sin saber que era el dueño y como era muy mala no volvimos nunca más".

Mallo también habló de sus vínculos con Aníbal Fernández y Julián Domínguez. "Soy un dirigente de la política. No me pagó ni el intendente, ni el gobernador que estaba, ni el presidente. Yo soy peronista y abracé esta causa nacional y popular estos años. No dependo ni de Aníbal Fernández ni de Julián Domínguez. Milite por la candidatura de Domínguez y cuando ganó Aníbal la interna lo acompañé con mi voto y fui funcionario de él cuando fue intendente entre 1991 y 1994".

Por otro lado, agradeció la intervención del juez César Melazo y dijo que le prometió que iba a ser duro si se enteraba que la orden de allanarlo fue por información falsa. "Melazo tuvo la deferencia de liberarnos pronto y toda la locura que pasamos estos días, esta incertidumbre terminó. Me dijo que iba a actuar con mano rígida si algún policía vendió pescado podrido".

"El que sabe de armas y ve el video (en que supuestamente los prófugos balean a los policías), se ve que disparan con una escopeta y un fusil fal y yo no tengo nada que ver con eso. Ojalá se pueda resolver y esclarecer y que esta gente esté donde se merece", concluyó.