La titular de Abuelas de Plaza de Mayo cuestionó al Gobierno y se quejó de lo que consideró "actos de atropello contra los logros del kirchnerismo". Además, repudió la represión sufrida por trabajadores despedidos de Cresta Roja y empleados municipales de La Plata.
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, consideró que el gobierno de Mauricio Macri tiene "una actitud dictatorial, de creer que son reyes o jeques", que lo lleva a no entender "el derecho individual y particular que existe en sectores, ya conquistado en una época en que los derechos humanos fueron la bandera".

De esta manera, se refirió a la defensa que los organismos hacen del Archivo Nacional de la Memoria, que funciona en el predio de la ex ESMA, en donde el Gobierno podría aplicar un cambio de paradigma de derechos humanos, y a hechos que quitan espacio a expresiones opositoras.

"La forma de ir cercando a quienes molestan es un acto realmente despótico que no solamente indigna sino que preocupa profundamente yo creo que a la ciudadanía", manifestó Carlotto en declaraciones radiales.

Y agregó: "Si enumeramos en estos pocos días de función de este nuevo gobierno los actos de atropello que han hecho son realmente indignantes y han tomado y van a tomar estado no solo nacional sino también internacional para la condena del mundo, del mundo para que los derechos humanos son palabra santa".

La titular de Abuelas enmarcó en ese contexto la concentración que militantes de derechos humanos realizaron el sábado pasado en la ex ESMA para reclamar que se les dé participación en la designación de las nuevas autoridades.

A propósito de ello, Carlotto consideró, con respecto al gobierno, que "decir acá mando yo y no se discute es una actitud dictatorial de creer que son reyes o jeques".

"¿Cómo no va a ser una actitud dictatorial no tener el respeto por el otro a los derechos conseguidos?", preguntó en la entrevista y mencionó también la represión sufrida en los últimos días por trabajadores despedidos de Cresta Roja y empleados municipales de La Plata para defender sus puestos de trabajo.

Para Carlotto, "parece que vivimos en otro país que hubiera cambiado, con culpas permanentes hacia atrás de lo que ocurre hoy y no saben resolver las cosas", indicó.