Defensa Civil de Quilmes decidió este sábado cerrar por 48 horas la zona de la ribera debido a la aparición de una gran cantidad de camalotes que a su vez trajo culebras.
Una decisión como esta no se tomaba en Quilmes desde 1983, por lo que denota la peligrosidad de las víboras.

Los camalotes son plantas que viven en suelos muy húmedos, generalmente inundables o en cercanías de cursos o espejos de agua. En este caso, su llegada a la costa quilmeña se debe a las crecidas e inundaciones del río Paraná y Uruguay y su desembocadura en el Río de la Plata.

El problema que entre el verdor se mueven víboras, arañas, nutrias y otros animales y eso fue lo que ocurrió en esta ocasión, informó el portal diario5dias.com.ar.

El municipio prohibió el acceso a la ribera y solo podrán hacerlo las personas que vivan en el lugar, al tiempo que se les notificará a los comerciantes de la zona que la gente no podrá ir hasta el balneario local.

En tanto, las líneas de colectivos ingresarán únicamente con vecinos que deberán demostrar que viven en la Ribera.

Las autoridades comunales recomendaron a los ribereños no intentar atrapar a los reptiles debido a su peligrosidad.

En este sentido, pidieron denunciar el caso a los teléfonos de emergencia de Bomberos, Defensa Civil o Bañeros. Remarcaron especialmente no bajar a la playa, y ante cualquier picadura o mordedura dirigirse al Hospital de Quilmes para su atención.