Una bolsa. Un marcador. Ingenio. Y amor. Mucho amor. Sólo eso le bastó a un pequeño iraquí para tener la "camiseta" de su ídolo Lionel Messi según la imagen que se hizo viral y que conmueve al mundo entero.
Sabido es que la idolatría que genera el jugador argentino del Barcelona no entiende de idiomas, razas ni religiones, por lo que la foto en cuestión es una clara muestra de que el fútbol, tantas veces bastardeado y utilizado con fines que poco tienen que ver con el espíritu deportivo, también genera este tipo de cosas.

La imagen se viralizó en las redes sociales y este pequeño, protagonista de una realidad inusitada para un chico de su edad, ya está en boca de todos.


Messi.jpg