El tenista serbio Novak Djokovic, Nº1 del mundo, reconoció que en 2007 le ofrecieron 200 mil dólares por dejarse ganar un partido, en referencia a los supuestos arreglos de partidos en el circuito profesional revelados por la BBC.
"Se me acercaron indirectamente a través de las personas que trabajaban conmigo en ese momento. Obviamente, dijimos inmediatamente que no. La persona que estaba tratando de ponerse en contacto conmigo ni siquiera vino a mí de forma directa", comentó Djokovic tras derrotar en primera ronda del Abierto de Australia al surcoreano Hyeon Chung.

Las palabras de Djokovic se producen después de que la cadena británica afirmara que en la pasada década, 16 jugadores que figuraban entre los 50 mejores del mundo fueron marcados por la llamada Unidad de Integridad del Tenis (TIU, por sus siglas en inglés) bajo la sospecha de que entregaban partidos.

Al serbio le habrían ofrecido esa suma de dinero por perder en primera ronda del torneo de San Petersburgo, por lo que decidió no disputar el torneo porque no quería "estar ligado a esto de ninguna manera".

"Para mí es un acto que va contra los valores del deporte, es un crimen contra el deporte", agregó Djokovic, quien subrayó que desde entonces no volvió "a escuchar algo similar" y que, según sus informaciones, el arreglo de partidos afecta a torneos de categoría inferior, como los Challenger, pero no al circuito profesional ATP.