"Desde que asumí el 10 de diciembre me cuesta mucho dialogar y tener un buen trato con ese espacio político", se quejó el diputado macrista, tras la disputa por el despacho que presuntamente iba a ocupar Máximo Kirchner.
El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, acusó a los legisladores kirchneristas de actuar "con mucha prepotencia e imposición" tras la controversia generada entre las autoridades del cuerpo y la bancada del Frente para la Victoria (FpV) por la distribución de los despachos del Palacio Legislativo.

"Desde que asumí el 10 de diciembre me cuesta mucho dialogar y tener un buen trato con este espacio político", se quejó el diputado macrista, tras la disputa generada con el kirchnerismo por una oficina del tercer piso de la Cámara que presuntamente iba a ocupar Máximo Kirchner.

En este contexto, Monzó confirmó que el despacho en cuestión fue violentado, presuntamente por activista de la agrupación kirchnerista, y señaló que "se quedaron a dormir anoche" en el lugar.

"A lo mejor ese despacho es sensible a alguna mística, y no tengo problema en que ese despacho sea de Máximo Kirchner, lo que hay que hacer es que con esos metros cuadrados recuperar con otro diputado nacional porque hay autoridades de la Cámara que no están dentro del Palacio", precisó.

La controversia se desató ayer cuando el Frente para la Victoria denunció que el oficialismo "usurpó" el despacho que estaba destinado a Kirchner, mientras que desde la presidencia de la Cámara hicieron referencia a un proceso de "redistribución" de los espacios.

Monzó cuestionó que el Frente para la Victoria ocupe el tercer piso del Palacio como en 2007 cuando contaba con 120 diputados, pero "hoy tiene 95 por lo tanto los metros cuadrados que se distribuyen son distintos" y advirtió que "serán de acuerdo a la representación del 10 de diciembre".

En declaraciones radiales, Monzó aseguró que "hay un núcleo duro" del kirchnerismo con el que "es difícil conversar" y apuntó que "con dos denuncias penales" presentadas en su contra por la bancada opositora "es muy difícil recuperar el diálogo".

"Las formas siempre han sido las mismas, mucha prepotencia e imposición y ahora pasa esto con el despacho, espero que no sea una rutina durante todo el año",
concluyó el titular de Diputados.