El dirigente Alejandro Domínguez extenderá el mandato paraguayo en la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que fuera noticia en los últimos tiempos a causa de diversos actos de corrupción, cuando el martes asuma la presidencia tras la decisión del uruguayo Wilmar Valdez de no presentarse a elecciones.
La asunción de Domínguez adquirió forma el sábado pasado cuando la Federación Venezolana (FVF), cuya dirigencia acompañó el proceso de transición, emitió un comunicado con la dimisión de Valdez, actual presidente interino, que tomó el cargo en diciembre último cuando el guaraní Juan Ángel Napout fue arrestrado por las derivaciones del escándalo de la FIFA.

Domínguez, de 44 años, dejará su rol como presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), que asumió en agosto de 2015, para tomar las riendas del ente sudamericano tras las controvertidas gobernaciones de sus compatriotas Nicolás Leoz (1986-2013) y Napout (2014-2015), con el interinato incluido del uruguayo Eugenio Figueredo (2013-2014), quienes permanecen sin libertad por acusaciones de corrupción.

Domínguez Wilson-Smith, tal su apellido completo, mantuvo actitudes diferentes ante cada implicado. Con Napout, a quien sucedió en el cargo de la APF luego de haber trabajado juntos, lo une una férrea amistad que confirmó días atrás cuando en una entrevista a la radio paraguaya AM 730 lo apoyó por la situación que atraviesa a la espera de una sentencia de la justicia de Estados Unidos, país donde fue extraditado el 15 de diciembre pasado.

En cambio, con Leoz la situación fue diferente porque lo denunció por acciones fraudulentas durante su gestión como presidente de Conmebol con la realización de una auditoría externa y una aclaración a los medios sobre la situación penal del ex titular de Libertad de Paraguay y su amigo Napout.

El nuevo presidente de Conmebol es hijo de Osvaldo Domínguez quien estuvo al frente de Olimpia de Paraguay y desde niño acompañó a su padre para luego iniciarse como miembro del directorio entre 1995 y 1996. Poco después fue vicepresidente (2004-2006) y dejó el club para tomar el cargo de vicepresidente en APF.

Sin embargo, antes de insertarse en el mundo del fútbol, su vida universitaria se vinculó con la economía con estudios en la Universidad de Kansas, Estados Unidos, y una mención de honor en la Administración de Empresas en la Universidad Católica de Asunción.

Además, en sus inicios como estudiante en el colegio secundario San Andrés de Asunción, fue uno de los fundadores y el primer presidente del Centro de Estudiantes.

En Paraguay, Domínguez es reconocido por su amplia experiencia en dirección y gestión de empresas, con pasos en el diario guaraní La Nación y como titular del Grupo Nación de Comunicaciones que tenía bajo su órbita además al matutino Crónica y las radios 970 AM y Montecarlo FM.

A su vez, Domínguez se desempeñó como miembro del Directorio de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) entre 2004 y 2006 como vicepresidente de la Comisión de la Libertad de Expresión.
Uno de los primeros objetivos de Domínguez, además de sanear las finanzas y la imagen de Conmebol, será designar a los representantes de Argentina y Brasil, las dos potencias futbolísticas mundiales del continente sudamericano, para los cargos de vicepresidente primero y segundo.

Además, asumirá en un contexto donde los principales clubes de Sudamérica reclaman más dinero con la confección de contratos de mayor rédito económico en competencias como la Copa Libertadores y Copa Sudamericana. El antecedente reciente se traslada a la reunión encabezada por los presidentes de River, San Lorenzo, Boca y Peñarol de Uruguay, para el proyecto 'Liga Sudamericana', en Montevideo, Uruguay.

La designación de Alejandro Domínguez como nuevo presidente de Conmebol se producirá el martes en la sede del ente sudamericano en Luque, Paraguay, durante un Congreso Extraordinario.