El serbio Novak Djokovic, primer cabeza de serie y defensor del título, certificó este martes su presencia en las semifinales del Abierto de Australia al batir por 6-3, 6-2 y 6-4 al japonés Kei Nishikori, 7º favorito, en dos horas y siete minutos. Su rival en la próxima ronda será nada menos que el suizo Roger Federer, en el partido más esperado.
Cinco veces campeón en Melbourne Park, el jugador de Belgrado, de 28 años, recuperó la fiabilidad perdida en su anterior compromiso ante el francés Gilles Simon, corrigió el capítulo de errores no forzados y castigó la falta de contundencia de su oponente, el tenista que le había negado el pase a la final del Abierto de los Estados Unidos en 2014, en su anterior choque en un Grand Slam.

El defensor del título, campeón también en 2008, 2011, 2012 y 2013, vuelve así a erigirse como el máximo candidato a levantar el trofeo, aunque su escollo en semifinales no será nada fácil.

Embed
Su rival por un puesto en la final será el suizo Federer, cuatro veces campeón en Melbourne y verdugo del checo Tomas Berdych en el último turno matinal sobre el cemento azul del Rod Laver Arena.

El suizo, tercer cabeza de serie, disputará las semifinales del Abierto de Australia por 12º vez en las últimas trece ediciones tras derrotar Berdych por 7-6 (4), 6-2 y 6-4, en dos horas y 16 minutos.

Embed
Con su 16º triunfo en 22 duelos con el checo, el jugador de Basilea, de 34 años, confirmó su regreso a la ronda que reúne a los cuatro mejores.

Además, el suizo, cuatro veces campeón del Abierto de Australia, encadena cinco triunfos consecutivos sobre Berdych, vencedor de los dos anteriores cruces en torneos de categoría Grand Slam.