Nuevas pruebas complican al único detenido. La policía de Carlos Casares allanó el domicilio del encargado del tambo donde trabajaba Mariana Colman, la joven violada y asesinada, y encontró ropa interior que le pertenecía.
Hasta el momento, el único detenido y sospechoso es el patrón que la había contratado, a través de sus hermanas. Durante un allanamiento a la casa del hombre, la policía encontró ropa interior de Colman.

"Mariana tenía la costumbre de salir unos días, se iba. Por ahí se acordaba y mandaba algún mensaje", contó Ariana, la madre de "Keke", como le decían a Mariana.

Las hermanas dejaron pasar unos días a ver si tenían alguna novedad. Cuando no recibieron ni un mensaje y no les atendía el celular, entonces descubrieron que se había ido de su casa sin ropa, ni documentos, ni zapatos. "No se había ido por voluntad propia porque no había llevado ropa y estaba descalza", relató.

Tras la denuncia, la policía empezó a rastrillar la zona de la estancia y finalmente encontró su cuerpo el miércoles a última hora de la tarde.
Pudieron ver un aro en la zona de un pozo y cuando corrieron las plantas y la basura, la encontraron. "Estaba semidesnuda, con golpes en la cabeza y degollada", dijo Ariana.