La propuesta prevé el desembolso de 6.500 millones de dólares, una quita del 25%, pago en efectivo con fondos provenientes de la emisión de un nuevo bono y la aceptación de los fondos buitre de renunciar a toda demanda futura. La propuesta se encuentra además sujeta a aprobación del Congreso.
La propuesta fue aceptada por algunos de los fondos buitre como Montreaux Partners o Dart Management. No lo habrían aceptado los principales demandantes como NML Capital y Aurelius que fueron beneficiados por el fallo del juez Thomas Griesa y que demandan el desembolso del 100% de lo indicado por el juez estadounidense.

La propuesta prevé el desembolso de 6.500 millones de dólares de los 9.000 millones reclamados, el pago en efectivo con fondos provenientes de la emisión de un nuevo bono. Se prevé además que la propuesta debe contar con el acuerdo del Congreso de la Nación.

Sólo dos de los seis fondos buitre involucrados en la demanda contra al Argentina aceptaron estas condiciones de pago. Montreaux Partners y Dart Management firmaron un principio de acuerdo. Por el contrario, los principales acreedores beneficiados por el fallo de Griesa, como NML Capital de Paul Singer, Aurelius y Olifant lo rechazaron a la espera de una propuesta mejoradora.

Los fondos buitre que acepten la propuesta argentina deben renunciar además a futuras demandas judiciales.