El Xeneize acumuló una nueva decepción al caer como local 1-0 ante los tucumanos, que golpearon en el primer tiempo con el tanto de Leandro González. Arruabarrena, cada vez más cuestionado.

El gol de González:


Boca
El equipo de Rodolfo Arruabarrena tuvo un desempeño caótico, con errores en todas las líneas, sin jugadores que se salven del incendio e inexplicables defecciones de algunos de los más cotizados, como Carlos Tevez, Fernando Gago y Daniel Osvaldo.

A lo largo de todo el primer tiempo Boca se enredó en sus inseguridades, la salida desde el medio fue lenta y previsible, las imprecisiones abundaron a través de cada uno de sus jugadores, ninguno de los cuales se hizo cargo de la conducción.

Atlético jugó su partido, fue superando algunos errores de retroceso del comienzo, ganó confianza y encontró posibilidades de salir en contraataque con rapidez.

Ya a los 3 minutos, después de una mala entrega de Andrés Cubas, Luis Rodríguez dejó a Guillermo Acosta frente a Agustín Orion y en el mano a mano ganó el arquero de Boca.

En ataque Boca nunca coordinó debidamente sus movimientos, dependió de impulsos individuales, aunque contó con alguna chance, como a los 8, cuando Osvaldo abrió hacia la derecha para Tevez, cuyo remate resultó desviado.

Otro disparo de Tevez, esta vez por izquierda, salió desviado a los 13 y a los 20, una llegada al fondo con centro del colombiano Frank Fabra (opción que iba perfilándose como lo más viable para Boca) la conectó de primera y desviado Sebastián Palacios.

Inmediatamente después de un error de Daniel Díaz que casi termina en gol de Rodríguez y de que Josué Ayala salvara a los pies de Gago, sobre los 23 llegó el gol de los tucumanos. Cubas perdió otra pelota en zona de riesgo, González jugó con Rodríguez, fue a buscar la devolución, sacó el remate alto antes del cierre de Díaz y puso en ventaja a Atlético.

Desde entonces y hasta el final de la etapa, las equivocaciones y las dudas de Boca se acentuaron, Atlético esperó con tranquilidad y sólo puede mencionarse, a los 41, un remate del uruguayo Rodrigo Bentancur, desde fuera del área, desviado sobre palo izquierdo.

En el segundo tiempo, sin Fabra, lesionado (lo suplió Marcelo Meli), Boca pareció entonarse con dos apariciones de Tevez: a los 9 avanzó por izquierda y jugó con Osvaldo, que giró y remató desviado; a los 10, tras una mala salida de Atlético, llegó hasta el fondo, tocó hacia el medio, salvó Meza Brítez en la raya y Gago, de frente al arco, le pegó muy mal.

Con el correr de los minutos el equipo local perdió hasta el ímpetu, fue confundiéndose cada vez más, los ingresos de Federico Carrizo y Andrés Chávez poco aportaron y Atlético, que en la primera media hora de la etapa final ni se había aproximado a Orion, comenzó a hacerlo con frecuencia y hasta con cierto peligro.

La expulsión de Fernando Zampedri, por una violenta y torpe infracción sobre Gago, a los 35, no modificó la situación y los minutos finales se consumieron entre la absoluta impotencia de Boca y la firmeza de un Atlético que, a diferencia de su rival, supo lo que debía hacer.

Embed