Según el gobernador de Ankara, Mehmet Kiliçlar, se trataría de un ataque con un coche bomba.
El gobierno de Turquía confirmó que 28 personas murieron y otras 61 resultaron heridas en un explosión ocurrida este miércoles en Ankara, la capital del país. El incidente se produjo al paso de un convoy de vehículos militares.

El viceprimer ministro de Turquía, Numan Kurtulmus, expresó en una conferencia de prensa que fue "un ataque contra toda la patria". El funcionario y vocero del gobierno islamista reveló además que varios civiles murieron en la explosión ocurrida a las 18:31 hora local.

Según el gobernador de Ankara, Mehmet Kiliçlar, parece tratarse de un ataque con un coche bomba, informa la cadena CNNTürk.

El ataque sucedió en la barrio de Cankaya, donde se encuentran numerosas instalaciones militares, a muy poca distancia del cuartel central de las Fuerzas Aéreas turcas y también a pocos centenares de metros del Parlamento.

Según la citada cadena, la explosión alcanzó a tres autobuses con militares que se trasladaron a una casa cuartel, y la mayoría de las víctimas parecen ser militares.

La policía y una veintena de ambulancias se acercaron al lugar de la detonación, donde los agentes del seguridad impedían el paso a la prensa.

Los ataques con explosivos contra convoyes militares son una de las tácticas habituales del ilegal Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.

Sin embargo, esta guerrilla suele actuar en el sureste de Turquía y sería la primera vez que lanza un ataque de este calibre en el corazón de la capital turca.