El fenómeno de "el vestido", que arrasó durante unos días en internet y los medios de comunicación cumple un año.
Hace un año, las redes sociales entablaron una discusión por las franjas de un vestido, ¿blanco y dorado o azul y negro?, parecía que todo el mundo se había vuelto daltónico, pero luego diferentes expertos explicaron el motivo de la controversia del vestido que habría diseñado la compañía británica Roman Originals.
El nerociestífico Bevil Conway del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), explicó que el fenómeno supone la mayor evidencia de las diferencias individuales en la percepción del color documentada hasta el momento.

vestido
Hace tiempo que se sabe que algunas ilusiones ópticas pueden hacer que se vean dos formas diferentes en una misma imagen, pero en el caso de la fotografía de "el vestido" es la primera vez que una imagen podía ser vista de colores diferentes, dependiendo de cada persona.

El truco detrás de esto radica en cómo percibimos la luz: esta entra en el ojo a través de lentes con diferentes longitudes de onda que corresponden a diferentes colores. La luz choca con la retina en la parte posterior del ojo lo que dispara una serie de conexiones nerviosas que finalizan en la interpretación (en el cerebro) de los colores.

Sin embargo el resultado de este proceso no es igual en todos. Así lo afirma Jay Neitz, un neurocientífico de Washington entrevistado por la revista Wired. Neitz, quien ve un vestido dorado y blanco, dice que las diferencias individuales en la visión del color son "las más grandes que ha observado" en sus 30 años de trabajo.
La imagen, esencialmente, toca algún tipo de límite perceptual lo que provoca que algunos vean un color y otros, otro. Pero entonces, ¿cuál es el color real del vestido?
De acuerdo a Wired, el vestido de hecho es de color azul con adornos de color negro. Lo que sucede es que el vestido así como sus adornos contrastan con el color del fondo lo que hace que parezcan de otro color. Una prueba más de que no debes confiar en todo lo que ves.
Para poner fin a la controversia la compañía Roman Originals, dio a conocer a través de su cuenta de Twitter, que el color del vestido que confeccionaron es azul con adornos negros, para sorpresa de muchos.

Embed