En medio de la polémica desatada por supuesta corrupción durante su gobierno, el ex presidente redobla la apuesta y será nombrado jefe de ministros, por lo que la causa en la que se lo investiga, deberá ser tomada por la Corte de su país.
El ex presidente Lula da Silva se sumará al gobierno de Dilma Rousseff como jefe de la Casa Civil (Jefatura de Gabinete), en lugar de Jaques Wagner, reveló el líder del oficialista PT en la Cámara de Diputados, Alfonso Florence, y confirmaron otros medios locales.

La decisión,
según Florence, fue tomada después de una serie de conversaciones que Rousseff tuvo durante los últimos dos días con el exmandatario en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia y en la que Lula vivió entre 2003 y 2011, período en que ejerció como jefe de Estado de Brasil.

El desembarco de Lula en el gabinete de Rousseff vendría acompañado de cambios en las políticas económicas del gobierno, que desde el año pasado han sumido al gigante sudamericano en una profunda recesión, con crecientes niveles de desempleo e inflación. Se esperaba la salida del presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.

La confirmación de Lula como jefe de la Casa Civil termina con una serie de especulaciones sobre si se sumaría al gabinete como forma de mejorar su situación ante la justicia, porque a partir de su asunción la causa en la que se lo investiga por corrupción debe mudarse a la Corte Suprema, lo que dilataría el proceso.