Una mujer se llevó una gran sorpresa al encontrar un nido de reptiles con un ocupante muy particular a pocos metros de su casa. El animal no tuvo buenos pronósticos.
De todas las rarezas que la naturaleza tiene para ofrecer en los exuberantes ecosistemas de Australia, un lagarto de dos cabezas y cuatro brazos debe ser lo más extraño de la lista. Sin embargo, eso es lo que encontró una mujer en el jardín de su casa.

Jo, de Dunsborough, a tres horas de Perth, encontró un nido de lagartos de cola corta a pocos metros de su casa y cuando quiso acercarse a ver las crías notó que todas salieron corriendo salvo dos. Sin embargo, lo que parecía ser dos lagartos atascados en un tronco resultó ser uno muy especial.

lagarto 0.jpg
"Las dos crías sanas ya estaban caminando, pero la tercera tenía dificultad para moverse", explicó Jo al sitio WAToday. La posición de las cabezas no ayudaba en lo más mínimo, por lo que la mujer decidió llevar a la criatura a un veterinario.

"El equipo del veterinario estaba fascinado con el lagarto de dos cabezas, pero no había otra alternativa que eutanasiarlo. Me dio mucha tristeza, pero no hubiera sobrevivido en la naturaleza", explicó Jo.

Embed