Una situación más que curiosa fue la que se vivió durante el clásico de Santiago del Estero entre Quimsa y Olímpico por la Liga Nacional (que terminó ganando el primero por 89-77), con Nicolás Gianella como protagonista.
Promediando el segundo cuarto, el base recibió el balón para armar juego tras una anotación rival como de costumbre, aunque increíblemente levantó el mismo con el pie para luego agarrarlo con sus manos y seguir como si nada hubiera pasado.

Claro que uno de los árbitros, Fernando Sampietro, estuvo atento para captar el momento justo de la acción y cobró la correspondiente falta, ante la atónita mirada de todos los presentes y del propio Gianella, al que esta vez los reflejos le jugaron una mala pasada.

Embed
Embed