Se trata de empresas fantasma que sirven de pantalla a sus dueños para transferir dinero, realizar operaciones financieras, abrir cuentas bancarias en el exterior y realizar operatorias sin las cargas fiscales que tienen en los países de origen.


Un anónimo entregó el diario alemán Süddeutsche Zeitung más de 11,5 millones de documentos internos de la firma Mossack Fonseca, una agencia panameña conocida por crear y administrar sociedades offshore en paraísos fiscales.

Mossack Fonseca "prestó" nombres de directores, managers y accionistas, de manera de esconder a los verdaderos dueños de estas "compañías fantasma". Trabajó fuertemente para proteger el secreto de sus clientes, al mismo tiempo que intentó evitar hacer gestiones para personas políticamente expuestas (PEP), con relativo éxito.