La rusa Svetla Batukova, de 46 años, mató a su marido, Horts Hans Henkels, un alemán de 66 años. Según el informe policial, la mujer se encontraba histérica y perdida y bajo los efectos de la cocaína y el alcohol en el momento del homicidio. La pareja llevaba 3 meses de conviviendo.

Svetla Batukova tardó 10 horas en avisar a la Guardia Civil, tras haber acuchillado a su marido a las 4 de la tarde del viernes 1° de abril de 2016 en la casa donde vivían.

Cuando los agentes llegaron al lugar la escena era horrorizante: Horts Hans Henkels, se encontraba en medio de un gran charco de sangre con los brazos tan destrozados que se le veían hasta los huesos y evidentes signos de haber sido acuchillado.

Según el informe policial, la mujer, histérica perdida y bajo los efectos de la cocaína y el alcohol, sustancias a las que era adicta tal y como quedó reflejado en un audio que quedó grabado cuando llamó a la guardia, se escuchaba picando cocaína y deliraba. Cuando fue detenida no dijo ni una sola palabra.

A sus pies descansaba su perro american stanford, a quien le dio de comer los trozos de carne que le había arrancado a su esposo, que no pudo defenderse según revela la autopsia, al parecer porque había sido drogado antes de morir.

mujer dio de comer marido a su perro

Las peleas de la pareja, que había contraído nupcias el pasado mes de enero, eran continuas. Así lo atestiguan los vecinos, que señalan que el hombre fue operado recientemente de la tráquea y que no podía apenas hablar. En ocasiones les había pedido ayuda porque su mujer le pegaba unas palizas de espanto.

Antes del asesinato, Batukova le había ofrecido a una persona en un bar 50.000 euros matar a su esposo.