El fiscal Guillermo Marijuán imputó al ex ministro de Planificación Julio De Vido y otros ex funcionarios. También a un financista histórico vinculado a las empresas del detenido Lázaro Báez. Los detalles de la declaración de Leonardo Fariña.

El fiscal Guillermo Marijuán imputó a la ex presidente Cristina Kirchner y al ex ministro de Planificación Julio De Vido, entre otros ex funcionarios, y a un financista histórico vinculado a las empresas del detenido Lázaro Báez en la causa el expediente el que se investigan maniobras de lavado de dinero.

El requerimiento en el que se pide investigar a unas 15 personas, según confirmaron fuentes judiciales a minutouno.com, fue efectuado el viernes mientras declaraba el arrepentido Leonardo Fariña, quien ni bien comenzó la audiencia pidió hablar bajo el programa de protección a testigos e imputados.

Embed

La declaración se llevaba a cabo en el cuarto piso del edificio de los tribunales de Retiro, y en un intervalo de la audiencia, el fiscal subió a su despacho del quinto piso para redactar un testo titulado "Amplía requerimiento de instrucción. Señala nuevos imputados".

En tanto, Gendarmería Nacional está efectuando allanamientos en la provincia de Santa Cruz, por orden del juez Casanello, medidas que también fueron dispuestas a partir de la declaración de Fariña.

Embed

LA DECLARACIÓN DE FARIÑA

Fuentes judiciales confirmaron que Fariña aseguró que el fallecido ex presidente Néstor Kirchner fue el "ideólogo y ejecutor de ese plan", con la colaboración de De Vido, por ser el que dirigía todo lo que tenía que ver con la obra pública.

Otra fuente a cargo de la investigación, señaló que Fariña "apenas" mencionó a Cristina Kirchner, pero el fiscal decidió imputarla junto a De Vido y otras personas, aunque la lista no se conoce debido al secreto de sumario impuesto en la investigación.

La declaración de Fariña va trascendiendo con cuenta gotas, y lo mismo ocurre con las medidas que la fiscalía y el juez está adoptando a partir de la declaración del "arrepentido".

Según una fuente, también se imputó al financista histórico de Lázaro Báez, Ernesto Clarens, quien controlaba una cuenta en un banco de Ginebra, Suiza, que se usó luego de la venta compulsiva de la financiera SGI "La Rosadita", para recibir giros de "clientes no determinados".

Clarens, con su financiera Invernest, tuvo contratos con la provincia de Santa Cruz cuando la gobernaba Néstor Kirchner y luego fue central en la parte financiera de las empresas Gotti y Austral Construcciones para el cambio de los cheques oficiales por los certificados de obra, entre otros negocios, según explicaron las fuentes.

A lo largo de su exposición Fariña aportó los números de teléfonos celulares con los que se comunicaba con Lázaro Báez, y mencionó a varias entidades financieras, algunas fuentes dijeron que hasta incluyó al HSBC, que se utilizaban para girar dinero fuera de la Argentina.

A partir de la declaración de Fariña, quedó más comprometida la situación de Lázaro Báez y de su empresa Austral Construcciones que ya estaba investigada por recibir facturas truchas de empresas de Bahía Blanca vinculadas con Juan Ignacio Suris –amigo de Fariña y novio de la modelo Mónica Farro– procesado por ser miembro de una supuesta asociación ilícita que se dedicaba a ver facturas apócrifas e investigado por supuestos vínculos con el lavado de dinero.

Fariña además está procesado y con prisión preventiva por evasión impositiva agravada a raíz de la compra de un campo en Mendoza que se supone fue para Báez, (aunque luego se desdijo) por 5 millones de dólares, causa que en los últimos días pasó al juzgado de Casanello donde se unificaron por orden de la Cámara de Casación todos los expedientes relacionados con la causa de lavado.