Mauro Szeta
Mauro Szeta
Dos casos de escape de menores que pasaron inadvertidos por la tragedia de Time Warp.
Pero lo cierto es que el sábado a la noche, 20 menores en conflicto penal se "hicieron amos y señores" del Instituto Roca en la ciudad de Buenos Aires. Allí tomaron como rehén a una celadora y estuvieron al borde de un escape sanguinario.

La toma de la rehén se extendió 12 horas. Las negociaciones fueron "picantes". Las imágenes de la TV mostraron que el drama podía empezar en cualquier instante.

Entonces, la pericia policial hizo posible que el intento de escape y la toma de rehén cesara por la mañana del domingo. Todo pudo terminar peor. La crónica policial hubiese sido otra, tal vez más explosiva.

Cuando aún no cesaban los rebotes y coletazos de este intento de escape, 11 internos escaparon del Instituto COPA en La Plata.

En este caso, tomaron como rehén a un maestro y lo lastimaron.

De los 11 evadidos, 6 fueron recapturados.

Pero el peor de los casos por su logística fue el escape de cinco menores alojados en la Alcaidía de Menores de Lomas de Zamora hace dos meses.

Esa vez, los menores tuvieron ayuda externa de un grupo armado. Violencia descomunal. El tema, hoy pasa desapercibido. No debe dejar de preocuparnos.