El juez federal Sebastián Casanello pidió a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich que adopte "urgentes" medidas ante la acusación contra un secretario del juzgado a quien se le atribuyó "falsamente" decir a prefectos que "no molestaran" a los jóvenes en la fiesta electrónica Time Warp que terminó en tragedia.
Preguntado oficialmente por el juez, el secretario Gustavo Russo le informó que "no he mantenido reunión, encuentro, ni contacto alguno" con el prefecto Rubén Farrus ni con el subprefecto Meraldo Verón, ni con ningún integrante de esa fuerza.

Otro secretario del juzgado, Martín Smietniansky explicó al juez que dos integrantes de Prefectura se acercaron a mesa de entradas del juzgado para avisar que se iba a llevar a cabo una fiesta electrónica en Costa Salguero los días 15 y 16 de marzo (asi se consignó). Ante ello se les explicó que en la eventualidad de conductas en infracción a la ley de estupefacientes debían hacer la inmediata consulta a su celular, ya que estaba de turno.

El empleado judicial dijo que "es absolutamente falso el que haya recomendado no molestar a los chicos que iban a divertirse o cualquier otro concepto semejante".

Embed
Además se les recordó que es obligación de las fuerzas de seguridad actuar de oficio ante delitos de acción pública.

Ante la refutación de los secretarios, el juez advirtió a la ministra Bullrich para que "adopte las medidas de rigor dada la gravedad y urgencia del caso, sin perjuicio de la evaluación que el juzgado realizará respecto de los preventores", como así también "la filtración" de la información que da cuenta de que "el ministerio de Bullrich acusa a secretario del juez Casanello".