La medida podría afectar la normal provisión de billetes en los cajeros automáticos, ya que durante cuatro días consecutivos no serán abastecidos, además de otras actividades del sector, en especial la compensación de valores por el paro del gremio La Bancaria.
Los trabajadores bancarios volverán a realizar un paro a partir de este jueves, esta vez, por 48 horas en reclamo de aumento salarial "satisfactorio" en el marco de las paritarias y la reincorporación de despedidos en distintas entidades del sector.

El secretario general del gremio La Bancaria Sergio Palazzo ratificó la medida de fuerza para jueves y viernes, y justificó en un comunicado que "esa es nuestra firme decisión en tanto no existan una respuesta positiva a nuestro reclamo de reincorporación de los despedidos y una propuesta satisfactoria de acuerdo salarial".

Por su parte, Eduardo Berrozpe, secretario de Prensa de la Asociación Bancaria, confirmó por Radio 10, que "la medida hasta el momento seguirá" y agregó que "ninguno de los puntos por los que realizan el paro, tiene solución todavía".


BERROZPE.wav

El paro afectaría la normal provisión de billetes en los cajeros automáticos, ya que durante cuatro días consecutivos no serán abastecidos, además de otras actividades del sector, en especial la compensación de valores.

Los trabajadores bancarios habían realizado la semana pasada un paro por 24 horas, que tuvo un alto acatamiento en las principales ciudades del país.

Ante la falta de respuestas a sus reclamos, el gremio decidió profundizar la protesta en todo el país por dos días, y amenaza con seguir intensificando las acciones.


Embed

La medida de fuerza del miércoles pasado, si bien alteró el funcionamiento habitual del sistema financiero por su alto acatamiento, no impidió el desarrollo de las operaciones con cajeros automáticos, más allá de los inconvenientes por la falta de reposición de billetes, la banca electrónica ni de la cámara compensadora.

En el gremio apuntan contra los banqueros, aduciendo que sigue siendo el sector que más gana, pero a casi cuatro meses de iniciada la paritaria, no se alcanzó un acuerdo. En el marco de la negociación, ya hubo entre los representantes de la banca pública y privada cuatro reuniones oficiales desde enero y hasta el momento fracasaron todas porque los ofrecimientos son insuficientes para el gremio bancario, demanda una recomposición salarial superior al 30 por ciento.