Alumnos del Instituto IPEA 217 de Sinsacate quedaron excluidos del plato diario de comida del Programa de Asistencia Integral de Córdoba (PAICOR) y motivados por la comunidad educativa escribieron una serie de cartas dirigidas al Gobierno provincial. La semana pasada, un medio cordobés publicó una investigación según la cual cientos de chicos pasan el fin de semana casi sin comer. Sólo acceden a una comida completa en la escuela y entre el viernes y el lunes subsisten apenas con mate cocido y pan.
"Vengo al colegio, entro a las 7.30 de la mañana y salgo 15.05 los días temprano, y 17 los días largos. En mi colegio no tenemos ni cantina, ni copa de leche, y no nos dejan salir a comprar. A las 12.25 es la hora del almuerzo y salimos, y está el Paicor que es la única comida del día para nosotros. Es incómodo aprender con el estómago vacío", escribió uno de los alumnos de cuarto año.

Cartas-Alumnos.jpg
"Mi papá no gana mucho con lo que vende de leña y tiene que pagar el alquiler y la luz. Y viajo en dos colectivos para llegar al colegio", escribió otro de ellos.

Cartas-Alumnos3.jpg
Los chicos tienen entre 12 y 17 años. Muchos de ellos contaron a través de sus escritos que el Paicor era la comida más importante, y que en sus hogares los ingresos no son lo suficientemente altos como para llevar cada día una vianda de comida, o comprar un almuerzo de más de $30 o $40.

Este año el número de beneficiarios del Paicor se redujo un 24 por ciento, luego de la reconfiguración del padrón del programa alimenticio que decidió llevar a cabo el Gobierno de Córdoba. IPEA 217 fue una de las instituciones educativas que quedó fuera del beneficio del programa.

La semana pasada, se conoció un relevamiento que realizó La Voz del Interior según el cual cientos de chicos cordobeses pasan el fin de semana casi sin comer. Sólo acceden a una comida completa en la escuela y entre el viernes y el lunes subsisten apenas con mate cocido y pan.