Pidió una ayuda especial al gobierno debido a los problemas de salud y otras dificultades que se desprenden de ser hijo de su madre y su abuelo.
Un hombre de Gran Bretaña logró que la Justicia le concediera el derecho a acceder a una indemnización por ser el fruto de un incesto entre su madre y su abuelo, que empezó a abusar de la mujer cuando tenía apenas 11 años.

El hombre apeló un fallo anterior en el que no fue considerado apto para recibir una indemnización por ser víctima de un crimen violento porque "no era persona" al momento en que su madre fue violada por su abuelo, informó el sitio Daily Mail.

La relación incestuosa comenzó cuando la madre del demandante tenía 11 años y fue violada repetidas veces por su propio padre. Luego la mujer quedó embarazada y dio a luz a un niño parcialmente sordo, con visión disminuida y problemas de aprendizaje.

Además, el hombre sufre de epilepsia, todo como resultado de la mezcla genética entre un padre y su hija. En su momento, el violador fue condenado a la cárcel por cuatro cargos de incesto y la mujer recibió una reparación de la Autoridad de Indemnizaciones por Lesiones Criminales (AILC).

Sin embargo, cuando el hombre pidió una indemnización como compensación por los problemas físicos y mentales con los que nació, la AILC no le dio lugar a su reclamo porque era lo mismo que considerar que la suya era una "vida improcedente".

"No se disputa que el ataque original a su madre fue un crimen o que su condición genética probablemente se deba a que es fruto de una relación incestuosa", explicó el juez Levenson, encargado del fallo en el Tribunal Superior de Londres que podría otorgarle una indemnización de seis cifras al demandante.

"El incesto es un crimen justamente para prevenir el daño que sufrió este hombre", agregó el juez, quien consideró que el demandante sufrió lesiones directas por el crimen violento al que fue sometido su madre.