La Justicia ordenó que los ocho conserjes detenidos quedaran en libertad con medidas cautelares. No podrán salir del país ni acercarse a las víctimas. Una pareja que administraba un "privado", en tanto, permanecerá con prisión preventiva sin plazos.

La Justicia rosarina ordenó que los ocho conserjes detenidos por facilitar y explotar la actividad sexual en renombrados hoteles de Rosario quedaran en libertad con medidas cautelares, mientras que una pareja que administraba un "privado" permanecerá con prisión preventiva sin plazos, informaron fuentes judiciales.

Durante la audiencia que se realizó en los Tribunales Provinciales, el juez Gonzalo López Quintana imputó a los ocho conserjes de hoteles bajo el cargo de "facilitamiento y explotación de prostitución".

Sin embargo, les otorgó la libertad con medidas cautelares por lo que no podrán salir del país ni acercarse a las víctimas, deberán presentarse a firmar semanalmente en la Oficina de Gestión Judicial y tendrán que depositar 10 mil pesos cada uno como garantía.

Los imputados son Ignacio Andrés Desideri, Rodolfo Manuel Marcelino, Gastón Jesús Rigoni, Elpidio Rubén González, Santiago Emanuel Zuanigh, Bernardo Sebastián Eiras, Daniel Pelegina, German David Castro y Cristian Alberto Bosco.

Por otra parte, a la pareja identificada como Walter Daniel Ironichi Galarza y Ramona Isabel Torres, que administraba un departamento donde funcionaba un "privado", se le atribuyó "facilitamiento y explotación de la prostitución y tenencia de arma de fuego de guerra"; por lo que el juez les dictó prisión preventiva sin plazos y la inhibición general de sus bienes.

La Agencia de Trata de Rosario realizó el allanamiento de los hoteles Holiday Inn, Holiday Inn Express, Riviera, Presidente, Libertador, Ariston y Plaza; además, de un departamento donde funcionaba un "privado" y cinco domicilios particulares.

El operativo dejó un saldo de nueve hombres y una mujer detenidos, a los que se investiga como integrantes de una red promotora de la "prostitución VIP" en Rosario, y también fueron asistidas cuatro víctimas mayores de edad -tres de las cuales estaban en el "privado"- a través del equipo interdisciplinario de la Agencia de Investigaciones sobre Trata de Personas en conjunto con la fiscalía.