El efectivo fue detenido luego de una persecución que empezó en Panamericana y terminó en Pilar. El uniformado había cometido un robo junto con otros dos delincuentes en una quinta en el barrio Las Glorias, de Maschwitz.

La banda en la que participaba el policía ingresó este sábado en una casa del barrio Las Glorias, de Maschwitz, en la localidad bonaerense de Escobar, donde se encontraban cerca de 10 personas en una reunión, allí tomaron como rehenes a las personas y se llevaron sus objetos personales y un Toyota Corola blanco, en el que escaparon.

Embed

Las víctimas dieron aviso a la Comisaría 2 de Escobar, que envió un alerta a las dependencias de la zona y ahí comenzó la persecución. Según las fuentes oficiales, la policía persiguió a los delincuentes por la autopista Panamericana en dirección de la Ciudad de Buenos Aires.

La Policía montó un operativo cerrojo antes del peaje, pero los delincuentes salieron en el kilómetro 41 y retomaron por la Panamericana hacia Provincia.

Maschwitz

Luego de unos kilómetros, los delincuentes decidieron abandonar el vehículo sobre la autopista. Bajaron corriendo por el terraplén e intentaron escapar a pie. Tres de ellos fueron detenidos luego de dos tiroteos casi simultáneos en las calles Formosa y Misiones, respectivamente, cerca de la Colectora, en el barrio El Rocío, de Alberti. En cambio, la mujer logró darse a la fuga.

Para sorpresa de los uniformados, uno de los detenidos resultó ser un miembro de la policía local de Vicente López, identificado como Miguel Burgos, de 22 años.

Los tres apresados fueron trasladados a la Comisaría 4 de Pilar, donde esperaban que se dirima el conflicto jurisdiccional entre Escobar y esa localidad para determinar a qué fiscalía corresponde la causa.

A los detenidos se les secuestraron armas, municiones, teléfonos celulares y dinero.