Se trata de Fathi Bayoudh, un médico y militar que había viajado a Turquía para intentar recuperar a su hijo. La noche trágica se encontraba esperando en el aeropuerto a su esposa para acudir juntos al encuentro de su hijo, que había huidó del ISIS cruzando la frontera sirio-turca.

La vida le jugó una mala pasada a una familia tunecina, que se ha convertido en víctima de los atentados en Estambul, en Turquía, por partida doble.

Fathi Bayoudh, un médico y militar de Túnez es uno de los 14 extranjeros que murieron en el atentado que sacudió el aeropuerto. Bayoudh había llegado a ese país para rescatar a su hijo del ISIS.

Embed

El joven, se integró a ese grupo terrorista, pero poco después se arrepintió y llamó para pedir ayuda a su padre, quien inmediatamente se apresuró a volar a Turquía.

La noche trágica del martes 28 de junio, Bayoudh se encontraba esperando en el aeropuerto a su esposa, que volaba desde Túnez para acudir juntos al encuentro de su hijo, que había huidó del ISIS cruzando la frontera sirio-turca.

Anouar Bayoudh, de 26 años, a principios de año engañó a sus padres diciéndoles que había obtenido un puesto de interno en Suiza, después de lo cual se dirigió a Francia y de ahí a Tuquía para cruzar la frontera con Irak y unirse al grupo terrorista. Ya como miembro de esa organización terrorista viajó a Siria, el joven entendió la magnitud de su error y pidió auxilio.

Embed

Luego de recibir una llamada de su hijo, el doctor Bayoudh voló a Turquía, donde relató inmediatamente la situación a las autoridades, quienes detuvieron al yihadista arrepentido en una localidad en la frontera turco-siria e informaron a sus padres, que quedaron en encontrarse en el aeropuerto de Estambul, de donde planeaban ir al encuentro de su hijo detenido.

Fathi Bayoudh murió en el atentado suicida del aeropuerto. Su esposa sobrevivió y por ahora se desconoce la suerte de su hijo.