Con el primer día de las vacaciones porteños, el zoo porteño volvió a abrir sus puertas con el objetivo de reunir dinero para trasladar los ejemplares y concretar el proyecto de convertir el predio en Ecoparque.

El Zoo de Buenos Aires reabrió hoy sus puertas con menos animales en exhibición -sin la orangután Sandra ni los tigres albinos-, con el objetivo de reunir dinero para trasladar los ejemplares y concretar el proyecto de convertir el predio en ecoparque, iniciativa que fue celebrada por visitantes y activistas en el primer día de vacaciones de invierno.

"Es bueno el proyecto de convertirlo en ecoparque para que se pueda traer a los chicos a un lugar en el que no hay animales en cautiverio y que tiene fines educativos", dijo Marina, de 25 años y quien no visitaba el Zoo desde hace "muchos años".

"Los lugares donde están los animales están muy sucios, me dan mucha lástima, veo que el lugar está dejado y los animales también", añadió.

No están en exhibición ni la orangután Sandra ni los tigres blancos; y cuatro lechuzones fueron trasladados a la Reserva Ecológica de la Costanera Sur para su rehabilitación y liberación; además, los visitantes son acompañados por veedores que cuidan que los animales no sean alimentados.

Hace tres semanas, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que el Zoológico de Buenos Aires cerraba para ser convertido en un Ecoparque destinado a la educación ambiental a través de experiencias recreativas basadas en la tecnología y sin la presencia de animales que habiten en forma permanente.

Según lo anunciado, el espacio también servirá para la recuperación de animales silvestres heridos o rescatados del tráfico ilegal así como en la conservación de la fauna autóctona; en todos los casos los ejemplares estarían transitoriamente en el parque.

"Me encanta la iniciativa de convertirlo en un centro ecológico", comentó a Télam Nicoska, una joven de Perú que visita Buenos Aires por primera vez y que también celebró la posibilidad de "devolver los animales que se pueda a su hábitat y a los que no, darles una mejor calidad de vida". La turista expresó también que el parque le gusta no sólo "por la parte natural", sino también por "algunas estructuras que parecen ser monumento histórico".

Mientras tanto, Javiera, de 10 años, opinó que los animales están "bien y protegidos", y que no haría falta ningún cambio; pero su mamá, Irene, consideró que a algunas especies están en espacios "muy reducidos" y que el agua donde están los salmones y otros peces está "un poco sucia".

Irene es docente de escuela primaria y destacó que el proyecto Ecoparque es "interesante para trabajar con los niños el respeto por los animales".

El Zoo permanecerá abierto durante las vacaciones de invierno con una entrada restringida a 2.000 visitantes por día, de miércoles a domingos, a un costo de 190 pesos; el dinero reunido irá a un fondo que costeará la planificada migración paulatina de las especies hacia santuarios o reservas. Entre las novedades se cuenta un espacio donde los niños dan ideas para el nuevo concepto de parque, talleres de educación ambiental y un juego de realidad virtual en el que se puede recorrer una selva poblada de animales silvestres.

Durante las tres semanas que el zoológico permaneció cerrado se restauraron algunos de sus edificios históricos y se cambió el sustrato de los recintos de las jirafas, los rinocerontes, los elefantes y las cebras, que debe ser renovado cada seis meses para que los animales no resbalen y sufran lesiones, y también por higiene, ya que en esa tierra se depositan sus excrementos.

Ante la noticia de la reapertura, la organización SinZoo acudió a las puertas del predio para expresar que si bien celebra el proyecto Ecoparque, considera que no es necesario seguir exhibiendo a los animales para costear su traslado.

"Es incongruente haberlo cerrado por las condiciones en que viven los animales y reabrirlo hoy en las mismas condiciones", dijo a Télam Matías Trufero, activista de SinZoo, quien añadió que los fondos se podrían reunir de otra forma, con el patrocinio de empresas, por ejemplo.

Un proyecto de ley presentado por SinZoo para la transformación del parque se discute actualmente en la comisión de Ambiente de la Legislatura, y según los activistas, "está en línea" con lo anunciado por Larreta el 23 de junio último.