La iniciativa surgió en las redes sociales a partir de las condenas leves que recibieron dos hombres tras agredir brutalmente a sus parejas.
El próximo 13 de agosto se realizará en varios puntos de Perú la primera marcha nacional contra la violencia de género bajo el lema "Ni una menos: tocan a una, tocan a todas". La convocatoria se originó a partir de las sentencias leves que la Justicia local emitió contra dos hombres por el brutal ataque a sus parejas.

Embed

Un juez de la provincia de Huamanga, en Ayacucho, al centro sur del país, condenó a apenas un año de prisión suspendida a Adriano Manuel Pozo Arias, el hijo de un concejal local, que fue filmado el 12 de julio del año pasado cuando arrastraba a su novia, Cindy Arlette Contreras Bautista, por el lobby de un hotel, informó el sitio peruano El Comercio.

videoplayback (1).mp4

A pesar de las imágenes contundentes, la Justicia fue casi indulgente con Pozo Arias, quien ya está en libertad mientras su ex pareja teme por su seguridad.

Mientras tanto, un Tribunal de Lima condenó esta semana a cuatro años de prisión en suspenso al cantante Rony García por desfigurar en 2012 a su pareja, la ex bailarina Lizeth Rosario Socia Guillén, alias Lady Guillén. "¿Para esto he denunciado?", expresó la víctima al canal ATV tras conocer la sentencia.

A los casos de Lady Guillén y Contreras Bautista se suma el de la boxeadora Aymée Pillaca Leguía, quien desapareció el 5 de noviembre del año pasado, según se cree, víctima de una red de trata de personas, informó el sitio America TV de Perú.

La última vez que Pillaca se contactó con su familia fue el 10 de enero pasado y se cree que intentó salvar a una chica de 15 años que estaba secuestrada por una red de tratas en un campamento minero informal en la localidad de Pucallpa.

Así como el movimiento Ni una menos surgió en la Argentina en 2015 a raíz del crimen de Chiara Paez, de 14 años, quien fue asesinada por su novio cuando estaba embarazada de dos meses, los casos resontantes de violencia machista en Perú motivaron la manifestación colectiva de repudio, y la marcha tendrá también su correlato en Barcelona.