En la casa del sospechoso hallaron un celular que estaría registrado a nombre del joven efectivo que desapareció el 14 de julio. Las fuerzas federales intentan determinar si la Policía de Río Negro está detrás de la desaparición del muchacho.
La Justicia de Río Negro cree que el policía detenido por la desaparición de Lucas Muñoz sería clave para resolver el caso ya que en su casa hallaron un teléfono que estaba registrado a nombre del efectivo que fue visto por última vez el 14 de julio.

El fiscal penal de Bariloche Martín Govetto sospecha que el sargento Néstor Meyreles está detrás del misterioso. Es por ello que en la investigación participan las fuerzas federales dado que sospechan de la Policía de Río Negro.

"El detenido tuvo una participación activa en toda la trama que envuelve la desaparición del policía Lucas Muñoz", revelaron fuentes de la investigación.

Asimismo, indicaron que en los allanamientos "se secuestraron valiosos elementos de prueba", entre los que está el celular del sospechoso, que estaría registrado a nombre del policía desaparecido.

También lograron elementos que indican que el detenido estuvo esporádicamente en Bariloche, luego de la desaparición de Muñoz, por lo que sería una pieza clave en el encubrimiento del caso.