Pablo Rodríguez Denis
Pablo Rodríguez Denis
Se lo escucha tranquilo, sereno, casi una marca registrada en su forma de ser. Sin embargo, pocas veces se lo notó tan seguro a Santiago Ponzinibbio como en la charla que tuvo con minutouno.com a pocas horas de una nueva chance de pelear en la UFC, la liga más importante de artes marciales mixtas a nivel mundial.
Esa seguridad, lógicamente, se basa en el vertiginoso crecimiento que ha tenido desde aquel debut fallido ante Ryan Laflare a fines de 2013. Ahora, su nuevo horizonte se llama Zak Cummings, el rival al que enfrentará este sábado en la velada de Salt Lake City, Estados Unidos, en la que Yair "Pantera" Rodríguez y Alex Cáceres animarán la pelea principal.

De cara a este nuevo compromiso, su 7º en la UFC (cuatro victorias y dos derrotas previas), el peleador nacido en La Plata mostró todo su optimismo gracias a una gran preparación y a lo que él mismo define como una "evolución constante".

"La verdad es que llego muy bien. Desde la ultima pelea no paré de entrenar. Vengo en una evolución constante, creciendo mucho y sin lesiones, eso me permite entrenar muy bien", aseguró Ponzinibbio en diálogo telefónico.

El peleador de 29 años tiene a Cummings entre ceja y ceja y sabe que el estadounidense de 32 años, que también viene de ganar en su última presentación (ante Nicolas Dalby en abril), no será nada fácil, aunque se considera "mejor que él".

"Es un atleta muy completo. Hace de todo un poco. Boxea bien, pero no tiene mucho volumen de golpe, tiene muy buen wrestling y jiu-jitsu",
consideró, y sobre sus puntos débiles, afirmó: "Es muy grande, llegó a pelear en peso pesado. Perder tanto peso le afecta un poco en la velocidad, no tiene tanto juego de piernas. Yo soy más atlético, más rápido y más potente".

"Es un buen atleta, pero yo soy mejor que él y tengo las armas para ganarle. Cada pelea es distinta y hay que estar preparado para todo"
, completó.
Es un buen atleta, pero yo soy mejor que él y tengo las armas para ganarle

Ponzinibbio viene de dos triunfos contundentes por nocaut en los que ni siquiera se llegó a completar el primer round, aunque intenta despegarse de la figura de noqueador nato. "Yo no entro en la pelea para terminarla rápido. Si son tres rounds, estoy listo, y si cae en el primero, mejor. Mis golpes son potentes y yo soy consciente de eso. Donde mi mano entra, yo sé que lastima. Creo mucho en mi poder de nocaut", aseguró.

Ponzinibbio.jpg
Sin dudas, este sábado será la gran chance del argentino para terminar de meterse entre los mejores de la división welter, una de las más disputadas de la UFC. De hecho, el último fin de semana el gran golpe lo dio Tyron Woodley, quien le sacó a corona a un Robbie Lawler que parecía imbatible.

Si bien el argentino todavía está lejos de tener su chance de pelear por el cinturón, sabe que su empeño y sacrificio pueden llevarlo a lo más alto, y por eso no duda: "Todavia tengo que llegar al nivel de los grandes y tal vez ganando esta pelea ya entre en el top 15. Sinceramente no creo que haya mucha diferencia con ellos. Tengo todo el potencial para ganarle a cualquier persona de mi división".

Con la confianza por las nubes y más preparado que nunca, Santiago Ponzinibbio está a horas de un nuevo desafío, quizás el que le abra las puertas de su objetivo mayor, ése mismo por el que no titubea: "Quiero ser campeón del mundo. Sé que no va a ser mañana, que tengo que trabajar mucho, pero es el objetivo final".