Mientras todas las luces se las llevan los atletas que están representando al país en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, otro argentino dejó una vez más la bandera celeste y blanca en lo más alto: Santiago Ponzinibbio brilló en Salt Lake City y se quedó con un nuevo triunfo en la UFC, la liga más importante de artes marciales mixtas a nivel mundial.
En su séptima pelea en la promotora, el nacido en La Plata tuvo que trabajar y mucho para terminar venciendo por decisión unánime al local Zak Cummings, que sufrió una y otra vez los embates de un Ponzinibbio que pareció dominar el combate en todo momento.

Lejos de los dos nocauts que había propinado en el primer round en sus últimas dos presentaciones, el Rasta se encontró con un rival fuerte que le aguantó de pie cada uno de sus ataques y que intentó -en vano- llevar la pelea al piso en varias ocasiones.

Ponzinibbio arriesgó cada vez que pudo y supo dosificar cuando el aire escaseaba para firmar un triunfo contundente y que tuvo la lógica decisión unánime de los jueces en su favor.

De esta forma, el peleador de 29 años atrapó su quinto triunfo en UFC (también tiene dos derrotas) y se metió definitivamente entre los mejores de la categoría welter, una de las más reñidas de toda la organización.

"Le puedo ganar a cualquiera", le había dicho Ponzinibbio en la previa a minutouno.com. Y vaya si lo está confirmando. El sueño de pelear por el título, con este nuevo paso, está un escalón más cerca.