Oficiales de Gendarmería confirmaron que el cuerpo hallado este miércoles en cercanías de la Ruta de Circunvalación, en San Carlos de Bariloche, se trata del cádaver del oficial Lucas Muñoz desaparecido desde el 14 de julio pasado.

38301_lucas_munoz.avi
Personal de Gendarmería nacional, de la Policía y el fiscal Martín Govetto trabajan en el sitio del hallazgo, un lugar en donde este martes se habían efectuado rastrillajes.

"Ayer se rastrilló y no había nada salvo que lo hayan tirado anoche. Ahora hay que esperar por lo menos 4 horas a que vayan los peritos y criminólogos de Buenos Aires. Las posibilidades de que sean mi hermano son muchas. Me mencionaron que el cuerpo está con el uniforme policial", afirmó Paola Muñoz, hermana de Lucas, en diálogo con C5N.

Consultada por los dos policías que se encuentran detenidos por la desaparición de su hermano, Paola afirmó que él "desapareció por policías". "En ese lugar donde encontraron el cuerpo se hicieron muchos rastrillajes porque ahí apareció Micaela (Bravo). Lucas estaba investigando la trata de blancas. Él quiso investigar sobre el tema Micaela y había un hijo de un comisario implicado en la muerte".

38296_hermana_lucas.avi
Según reportó el portal de noticias Bariloche Digital, efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) con la supervisión de Govetto, allanaron nuevamente la comisaría 42, después de que el fiscal ordenara examinar los archivos informáticos del destacamento y retirar una copia de ese material.

Lamentablemente, Govetto debió esperar varios días a que llegaran técnicos especializados de la PSA y admitió que desde el allanamiento anterior en esa comisaría "no hubo resguardo" del material, que podría resultar clave para la investigación sobre el paradero de Muñoz.

El libro de guardia de la Comisaría 42, en poder de la Fiscalía, cuenta con siete páginas fraguadas en la fecha de la desaparición de Muñoz y es la causa de la imputación directa del entonces comisario de esa unidad, Jorge Elizondo, por el presunto delito de adulteración de prueba.

Si existió cualquier adulteración informática del material debería ser descubierto por los especialistas de la PSA que llegaron a Bariloche.