Desde la Asociación de Empresas de Juguetes y Afines prevén que las ventas por cantidades subirá aunque anticipan que la facturación promedio por ticket caerá un 25% en comparación con el año pasado.
La inflación, el impacto de los tarifazos, el aumento del desempleo y la pérdida de poder adquisitivo del salario tendrán, como no podía ser de otra manera, su impacto en las ventas por el Día del Niño. Aunque desde la Asociación de Empresas de Juguetes y Afines (Aadeja) prevén que las ventas en cantidades crecerá este año un 10% con respecto al año pasado también anticipa una fuerte contracción en la facturación. Es que desde Aadeja esperan que cada familia destine este año unos 300 pesos por ticket en promedio frente a los 400 pesos que gastó el año pasado.

El ticket promedio caerá así un 25% en promedio en la comparación interanual.

Carlos Restaino, director ejecutivo de la Aadeja, aseguró que "los precios del sector han subido alrededor de un 15% promedio, muy por debajo de otros rubros".

Sin embargo para la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ) la caída en el ticket promedio será más pronunciada aun. Según Matías Furió, titular de la CAIJ, "esa asociación (por la Aadeja) no sabe lo que dice, son 6 cadenas de distribución de artículos importados que largan cualquier cosa para lograr notoriedad y reclamar alguna cosa al gobierno. Nosotros representamos a más de 200 fabricantes de la industria nacional que ya genera más de 10 mil empleos registrados cuando en 2003 eran 550. Para nosotros el ticket promedio será de 250 pesos, ellos lo habrán tomado de ahí".

Embed
El gobierno y la CAIJ anunciaron días atrás la incorporación de las jugueterías al plan Ahora 12 en un intento por morigerar el impacto del ajuste en las ventas del sector.

Por otra parte un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) difundido este miércoles advirtió que el deterioro del poder de compra de la Asignación Universal por Hijo (AUH) también tendrá su impacto en las ventas por el Día del Niño.

"La asignación universal por hijo (AUH) ha sido un elemento central en la política de distribución del ingreso y de igualación de derechos entre trabajadores formales e informales y, en términos de expansión el consumo, un componente clave para dinamizar la demanda interna" señala el informe que recuerda además que "desde su implementación (en noviembre del año 2009) siempre ha seguido de cerca la dinámica de los precios, con aumentos semestrales que, desde el año 2013, siempre fueron por encima de la inflación".

Embed
De acuerdo con el CESO "para junio de 2016 el poder de compra de la AUH disminuyó un 19%. Esto se debe a que la AUH que mantiene su nivel en $966 desde marzo-16 (más el bono de $ 400 en diciembre de 2015). El aumento correspondiente a septiembre según ley de movilidad, del orden del 16%, no alcanzaría a revertir el deterioro de esa política social por la inflación, dada la baja de la recaudación e ingresos de la seguridad social provocados por la depresión económica y las diversas rebajas tributarias, que afectan la fórmula de actualización".