Un hombre del Chaco, que llegó a Buenos Aires en 1964, viajó desde José C. Paz a la Plaza de Mayo para buscar manzanas y peras, pero llegó cuando ya no quedaba nada. "Lo último lo quiero vivir como corresponde", dijo entre lágrimas.

JUBILADO LLORA POR MANZANAS Y PERAS