El cadáver de la joven se encontraba en avanzado estado de descomposición. Voceros policiales indicaron que el cuerpo no tenía signos de violación.
El cuerpo de una joven en avanzado estado de descomposición apareció flotando esta tarde en aguas del río Paraná, a la altura del paraje paraguayo de Puerto Irala, poblado situado frente a Esperanza. Horas después se confirmó que se trataba de Lucía Antonella Ponce de León, la chica de 20 años de Iguazú desaparecida desde el 19 de agosto.

La Policía provincial y las distintas fuerzas federales habían redoblado los operativos para dar con la joven y de hecho se tejieron diversas hipótesis sobre su desaparición. Incluso Noelia, su hermana, sugirió que pudo haber sido víctima de una red de trata en territorio brasileño.

Embed

Voceros policiales indicaron que el cuerpo no tenía signos de violencia, por lo que se consolida la versión de que la chica, que tuvo que abandonar la carrera de Educación Física por una lesión, saltó desde el paso que une Puerto Iguazú con Foz, en Brasil, el mismo día en que desapareció.

Sin embargo, por disposición de la Justicia paraguaya se le practicará una autopsia. Después, el cuerpo será entregado a los familiares para el velatorio y la inhumación.