La policía hizo nuevos allanamientos el viernes por la comarca de O Barbanza, el área de la provincia española de la Coruña donde el pasado 22 de agosto desapareció la madrileña Diana Quer López Pinel. Pese a que ya van tres semanas de búsqueda, aún no se obtuvieron resultados concretos que puedan dar con el paradero de la joven, que es hija de una argentina.
La desaparición de la joven, de 18 años, toca de cerca al país ya que su madre, también llamada Diana (en su caso sólo López Pinel), nació y pasó su infancia en La Plata hasta que a principios de los 80 su familia emigró a España para no volver.

Los agentes iniciaron a las nueve de la mañana del viernes un rastreo entre Taragoña (Rianxo) y Boiro, un lugar alejado unos 15 kilómetros del trayecto de A Pobra
donde se le perdió la pista a la Diana, de 18 años, cuando regresaba de una fiesta al chalé familiar de veraneo.

búsqueda de Diana Quer.mp4
La incursión de los investigadores en esta zona, según relató el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, se produce después de que los anteriores allanamientos en áreas donde se esperaba hallar algún indicio del paradero de la joven no hayan dado resultado.

En tanto, los técnicos revisan todas las cámaras de la zona donde desapareció Diana Quer para intentar reconstruir cuáles fueron sus últimos pasos antes y después de que su familia y amigos perdiesen el contacto con ella sobre las tres menos cuarto de la madrugada.

búsqueda diana quer.jpg
Fernández de Mesa insistió en que "absolutamente todas" las hipótesis siguen abiertas, incluido que se haya ido por su propia voluntad. El responsable de la Guardia Civil calificó el caso de "especialmente complejo por las circunstancias que lo rodean", según diario El País.

MISTERIOSA DESAPARICIÓN

Desde el pasado 22 de agosto no se sabe nada. El rastro de Diana Quer se esfumó tras regresar a su casa, esa madrugada, para cambiarse de ropa. Había pasado la noche del domingo con un par de amigas celebrando en el pueblo las fiestas de la virgen del Carmen dos Pinxeiros. Se despidió sobre la una y media porque les dijo que se aburría. Llegó a su casa, sin despertar a su madre y a su hermana, se quitó el pantalón rosa corto con el que había salido, se puso uno más largo, además de una campera, agarró las llaves de casa y salió de nuevo a la calle.

Desde ese momento sólo su celular, con poca batería a esas horas, dejó rastro. Fueron localizados dos movimientos hasta que estuvo encendido, sobre las cuatro de la madrugada. Uno de los puntos localizados está precisamente en la zona que el viernes rastreó con minuciosidad la Guardia Civil.

Embed
La joven -que cursaba segundo de Bachillerato en Madrid y se estaba preparando para aprobar el examen téorico para sacar el carnet de conducir- salió sin documento y sin más dinero que el que le podía quedar de los 20 euros que le dio su madre cuando la acompañó en su auto hasta el parque del Valle-Inclán en el que se celebraban las fiestas.

diana quer.jpg
A Pobra de Caramiñal es una localidad, de unos 10.000 habitantes, que ese fin de semana de festejos podía multiplicar por dos su población, ante la llegada de turistas y vecinos de los pueblos de los alrededores.