El Quicken Loans Arena de Cleveland, Ohio, fue el escenario para el esperado debut del siempre convocante CM Punk en la UFC, la organización más importante de artes marciales mixtas a nivel mundial. Sin embargo, los fanáticos se quedaron con ganas de más, ya que el tatuado duró apenas dos minutos arriba del octágono más famoso.

Cm Punk.jpg
En el marco del UFC 203, en el que el campeón de los Pesados Stipe Miocic defendió con éxito su cinturón ante Alistair Overeem, fue Mickey Gall el encargado de frustrar la presentación de Punk en MMA, luego de una exitosa carrera como miembro de la WWE de lucha libre.

Phillip Brooks (el verdadero nombre de CM Punk), arribó a la pelea haciendo gala de su desafiante estilo de vida. Pero todas las palabras quedaron en el olvido cuando, a los pocos segundos de pelea, Gall lo llevó al piso y ya no hubo nada que hacer.

Tras una seguidilla de golpes y sometimientos, el hombre de 37 años dijo basta y abandonó la pelea cuando promediaba el primer round.

UFc.jpg
Punk había firmado su contrato con UFC a fines de 2014 y desde allí se estuvo preparando en algo nuevo para él como lo son las artes marciales mixtas. Sin embargo, el último sábado dejó bien en claro que todavía le falta y mucho para llegar a competir en la elite de este deporte.