Los dirigentes sindicales se reunieron con la cúpula de la Conferencia Episcopal y coincidieron en reclamar medidas urgentes ante la "falta de trabajo, de desarrollo y de crecimiento".
La CGT unificada y la Conferencia Episcopal Argentina coincidieron en reclamarle al gobierno de Mauricio Macri "una mayor celeridad en dar respuesta a los problemas más urgentes" que plantean los trabajadores y la sociedad en su conjunto.

De la reunión en la sede del episcopado de la Calle Suipacha 1032, de esta capital, participaron el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo y el secretario ejecutivo Carlos Malfa.

La delegación sindical, estuvo integrado por los secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña, Héctor Daer; además de Andrés Rodríguez, Armando Cavalieri, José Luis Lingeri, Gerardo Martínez, Francisco Gutiérrez, Omar Plaini, Sergio Romero, Jorge Sola, Héctor Santamaría, y Rodolfo Daer, entre otros.

Embed
Al término de la reunión que se extendió por poco más de una hora, monseñor Arancedo manifestó que los sindicalistas "valoraron" el rol de la iglesia en todo lo hace al bienestar de la sociedad".

El sacerdote dijo que "si coinciden" en muchas cosas sobre el diagnóstico que hace la CGT sobre la situación actual, sobre la "falta de trabajo, de desarrollo y de crecimiento", además de estar de acuerdo en contra de "la corrupción, el narcotráfico y de coincidir que son temas que deben estar presentes en la mesa de diálogo".

Al referirse al presidente Mauricio Macri, Arancedo aseguró que "no dudo que en el plano de la intenciones" él quiere la solución de los problemas "pero no siempre las intenciones son suficientes porque "a veces hay que tener una visión solidaria con mayor una urgencia y con el alcance que todos esperan en la solución de los problemas".

"Hay que poner mayor preocupación en forma urgente por las personas que están padeciendo necesidades mayores", pidió monseñor Arancedo.

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina enfatizó que "la pobreza está presente y permanente en los diálogos", y añadió que "incluso creo que el gobierno ha reconocido índices de desocupación y despidos" por lo que afirmó ó que "la pobreza ha crecido incluso en muchos lugares".

Por su parte, Juan Carlos Schmid remarcó que "ratificamos todo lo dijo monseñor" y agregó que "nosotros nos trasladamos está aquí hoy porque tenemos una preocupación compartida".

"La verdad es que nosotros aspiramos a que haya otra celeridad en abordar los temas sociales, nosotros no percibimos que haya habido el aceleramiento que ha habido con otros sectores macro-económicos en el programa que lleva adelante", el gobierno.

Por eso, Schmid manifestó que "esperamos que esta ronda de contactos que estamos haciendo sirva para que el gobierno tenga la voluntad para dar soluciones".

Sobre la negativa del Poder Ejecutivo sobre la reapertura de las paritarias, Schmid remarcó: "Quiero recordar a propios y extraños que las paritarias son un acuerdo convencional entre partes y el estado debería abstenerse de ello".

Por otra parte, el dirigente gremial remarcó que quedan pendientes una reunión con los gobernadores peronistas y con el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, en el marco de la ronda de consultas que la CGT viene realizando con todos los sectores políticos, económicos y sociales de cara al Comité Central Confederal que se reunirá el 23 de setiembre y que definirá el accionar futuro de la central.