El fiscal Marcelo Tavolaro tomó la decisión al considerar que "no se encontraron evidencias contra los acusados" para vincularlos al asesinato del hombre que murió delante de su mujer y su bebe.
Los dos hombres detenidos en el partido Ituzaingó, acusados de haber asesinado de cuatro balazos a un comerciante frente a su mujer y su bebé para robarle el lunes último, fueron liberados por orden del fiscal a cargo de la investigación.

La decisión fue tomada anoche por el fiscal Marcelo Tavolaro, quien contó que "no se encontraron evidencias contra los acusados para vincularlos al crimen del comerciante", aunque aclaró que "quedan ligado al proceso de investigación".

Las detenciones se concretaron durante tras cuatro allanamientos realizados en las últimas horas de miércoles por personal de la comisaría segunda de Ituzaingó, con el apoyo de la DDI Morón y reparticiones de la zona, en los que secuestraron un arma de fuego, municiones y más de 20 teléfonos celulares.

crimen ituzaingo.jpg
Los investigadores llegaron a los lugares allanados tras el aporte de un testigo clave, quien reconoció a los ladrones cuando escapaban, además de imágenes de cámaras de seguridad de distintas calles de Ituzaingó.

Un jefe policial dijo que los dos sospechosos eran amigos del barrio y habrían participado en algunos robos en la zona.

Vale recordar que Diego Roda fue asesinado alrededor de las 22 del lunes cuando con su mujer y su bebé iba a bordo de un Volkswagen Vento de regreso a su casa luego de visitar al padre de la mujer.

Al llegar a la esquina de Lomas de Zamora y Saldán, del Barrio Parque, en la zona norte de Ituzaingó, la familia fue interceptada por dos delincuentes que, a bordo de una camioneta Peugeot Partner, escapaban de la policía luego de cometer un robo.

Según detallaron las fuentes en medio de la persecución, la Partner chocó con una patrulla policial que le interceptó el paso, momento en que los delincuentes continuaron su huida a pie.

En esas circunstancias, el comerciante y a su familia fueron interceptados por dos delincuentes que quisieron robarles el auto y continuar con la huida.

Rodas, dueño de una verdulería, intentó dar marcha atrás para huir de los delincuentes, momento en que fue atacado de cuatro balazos, en la cabeza, tórax, brazo derecho y hombro derecho, agregaron los voceros. Su esposa, en tanto, resultó baleada en la mano derecha, mientras que el bebé quedó ileso.

El comerciante, gravemente herido, alcanzó a seguir la marcha para proteger a su familia, aunque a 100 metros perdió el conocimiento, por lo que más tarde fue trasladado a una clínica cercana al lugar del hecho, pero llegó muerto.