Se trata de Juan José Asmundo, el chofer con antecedentes penales que el pasado domingo conducía alcoholizado por el barrio Villa Real y atropelló a dos personas. Está acusado del delito de "doble homicidio simple con dolo eventual".

El camionero que mató a dos personas el domingo pasado cuando conducía alcoholizado en el barrio porteño de Villa Real quedó preso por "doble homicidio simple con dolo eventual", informaron fuentes judiciales.

Ante la jueza Yamile Susana Bernán, Juan José Asmundo (34) prefirió usar su derecho de negarse a declarar y, luego de ello, quedó preso en el Complejo Penitenciario I de Ezeiza.

Fuentes judiciales indicaron que, en la indagatoria, la jueza Bernan le notificó a Asmundo que le imputaba un "doble homicidio simple con dolo eventual", que tiene una pena de 8 a 25 años de cárcel, superior a la del "homicidio culposo agravado".

Para la magistrada, en la causa ya hay elementos suficientes para pensar que Asmundo -a quien un test de alcoholemia al que fue sometido después del hecho le dio como resultado 0,64 gramos de alcohol por litro de sangre-, debió haberse representado la posibilidad de que al beber alcohol y salir a conducir a la velocidad que lo hizo podía causar la tragedia que provocó, y no hizo nada para evitarlo.

Embed
Las víctimas del hecho fueron el sargento Adolfo Antonio Carballo (41), quien era docente de la Escuela de Suboficiales de la Policía Federal Argentina (PFA), y su hijo adolescente, Thomas Ezequiel Carballo (17).

Ambos regresaban a su casa, en Villa Urquiza, desde Avellaneda, adonde habían ido a ver el partido en el que el equipo del que eran hinchas, Racing, empató 1 a 1 con Defensa y Justicia.

Según los registros de cámaras de seguridad que grabaron parte del hecho, todo ocurrió a las 22.49 del domingo en el cruce de la calles Tinogasta e Irigoyen de Villa Luro.

El policía y su hijo, que circulaban en un Volkswagen Bora color negro por la calle Tinogasta, se habían detenido en la esquina de Irigoyen, ya que el semáforo estaba en rojo, y cuando cambió a verde reiniciaron la marcha.

El camión sin acoplado, color azul y marca Freightliner modelo Columbia, que circulaba a gran velocidad por Irigoyen, cruzó la esquina pese a la luz roja del semáforo y chocó de costado, del lado del acompañante, al Volkswagen Bora de las víctimas.

El camión arrastró al auto varios metros y en su carrera a lo largo de la cuadra fue chocando otros autos que estaban estacionados, se subió a la vereda izquierda de Irigoyen, volteó postes, árboles y ramas y terminó su carrera impactando contra un árbol y un muro bajo de ladrillos de una propiedad.

Los ocupantes del Bora tuvieron que ser rescatados por personal de bomberos, pero el policía ya estaba fallecido, mientras que su hijo fue trasladado en ambulancia del SAME al Hospital Vélez Sarsfield, donde murió a poco de llegar por la gravedad de las lesiones sufridas.