La jueza penal Karina Zucconi y el fiscal Marcelo Roma dieron intervención a Interpol en la causa. Ahora buscan en Mendoza a una mujer por otras cartas que provenían de esa provincia.
La jueza penal Karina Zucconi y el fiscal Marcelo Roma dieron intervención a Interpol para que colabore en la causa en la que se investigan amenazas recibidas por la ex presidenta Cristina Kirchner, provenientes de una supuesta empresa de seguridad en Dublín. En tanto, los investigadores buscan en Mendoza a una mujer por cartas que procedían de esa provincia.
La justicia pidió a Interpol que investigue a una empresa que tiene el mismo nombre que la que le envió a la ex presidenta una nota en la que se le ofrecía sacarla de la Argentina en un avión blindado porque su vida corría peligro.
Embed
Fuentes judiciales confirmaron que se trata de una pequeña empresa ubicada en las afueras de Dublin, Irlanda, denominada SMR, la misma razón social con la que le envió a Cristina Fernández la nota.
Esa empresa figura a nombre de un hombre de apellido "Rebolledo", lo que hace suponer un origen latino en una firma que supuestamente se ocupa de tareas de seguridad, indicaron las fuentes.
Embed
La ex presidenta recibió además otras cartas en su domicilio en el barrio porteño de La Recoleta con advertencias sobre su vida.
La justicia determinó que se trata de una misma persona que escribió las cartas , y que provendrían de la localidad mendocina de Godoy Cruz. Los investigadores intentan identificar a una mujer que sería sospechosa.
Originadas en Mendoza y posiblemente escritas por la misma persona, las cartas agresivas acusan a CFK por la muerte de Nisman y por actos de corrupción.